Veganismo, vegetarianismo y actividad física.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cada vez son más personas las que optan por un régimen de alimentación alternativo. Los tóxicos en la alimentación, los cada vez más frecuentes problemas de salud en personas jóvenes, las intolerancias alimentarias y las ya tan comunes alergias, impulsan a cada vez más gente a tomar decisiones como la de abstenerse del consumo de productos de origen animal.

A muchas personas les cuesta trabajo hacerse a la idea de cómo puede mantenerse una dieta equilibrada y con todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo; pero la cuestión se complica cuando lo acompañamos de una regular y fuerte actividad física.

VEGANISMO: EXPERIENCIA PROPIA Y PERSONAL.

Fuí vegana durante casi un año, y en ese periodo de tiempo comencé a levantar mis primeras pesas.

Para comenzar, se debe acudir a un profesional nutricionista que sea mentalmente abierto y que nos ponga una dieta adecuada y adaptada a nuestra actividad física y cuerpo.

Deberás mentalizarte de que tienes que suplementarte con vitaminas y superalimentoshay muchos nutrientes de origen animal que ya no formarán parte de tu dieta como la vitamina b12; y el hierro, y es fácil que comience a escasearte.

Los superalimentos requieren un desembolso inicial, pero ten en cuenta de que ya no invertirás en carnes y pescados, que de comprarlos de cierta calidad también son caros.

Las legumbres, los cereales integrales, el tofu, el seitán, son bastante más baratos que algunos alimentos que estamos acostumbrados a tomar en una dieta corriente.

Será de vital importancia que te hagas analíticas cada pocos meses. Coméntalo con tu médico de cabecera si éste es abierto: (no todo el personal médico acepta esta decisión).

Si no tomas la suplementación para tu veganismo ni las vitaminas adecuadas, tras pocos meses tu cuerpo comenzará a tener carencias.

En un primer momento tu cuerpo experimentará una especie de “liberación” y tu organismo funcionará mucho mejor: es la consecuencia de la desintoxicación.

Tras unos cuantos meses si no tomas suplementos, los efectos pueden ser devastadores.

Con la adecuada dieta, suplementación y una alta ingesta de proteína vegetal (puedes leer el artículo de proteína vegetal publicado anteriormente AQUÍ.), no tiene por qué haber carencias de ningún tipoMis analíticas eran siempre totalmente normales.

En las tiendas de nutrición deportiva ya comienzan a haber aislados de proteína de soja: Si no quieres consumir soja porque tengas problemas de tiroides o por cualquier otro motivo, existen proteínas de muy rápida asimilación por el organismo como la proteína de cáñamo, de guisante, de arroz integral, la levadura de cerveza…

En ningún momento sentí mermada mi capacidad física y mi rendimiento seguía siendo alto y ganaba bastante masa muscular para ser una mujer.

Es cierto que cuando introduje de nuevo alimentos de origen animal mi fisonomía cambió radicalmente en cuanto a calidad muscular.

Pero en concepto de salud, seguía encontrándome igualmente bien. He de decir que hacerse vegetariano o vegano es una decisión que no dejará indiferente a nadie.

Dependiendo del lugar en el que vivas resultará muy extraño y serás criticado y rebatido, para ello deberás estar preparado.

Tu salud y tu integridad física son cuestiones muy personales y que te pueden cambiar de por vida, Jamás volverás a ver la comida ni te volverás a plantear la cadena alimentaria como la viste desde niño aunque vuelvas a consumir productos de origen animal como ocurrió en mi caso.

Elijas por el motivo que elijas esta forma de comer y de vivir, deberás pensar primero en tu salud y en tu cuerpo: “Éste te acompañará de por vida”.

Compartir.

Sobre el Autor

Pacense. Apasionada de la nutrición natural y del fitness. Ex-vegana y conocedora de regímenes nutricionales alternativos. Practicante de macrobiótica mediterránea. Conozco la medicina tradicional, parte de medicina china, ayurvédica y natural.

Deja un comentario