16 cosas que no debes hacer en el gimnasio

errores de gimnasio

Llegar al gimnasio es la mitad de la batalla. La otra mitad se consigue haciendo que tu tiempo allí cuente. Y si bien, como regla general, cualquier ejercicio es un buen ejercicio, si deseas asegurarte de que tus entrenamientos sean de una eficacia óptima, un poco de crítica constructiva no puede hacer ningún daño.

En la sala de pesas, en el estudio de cardio o en la clase de Pilates; Hay una serie de cosas que no se deben hacer, ya sea para practicar una buena etiqueta en el gimnasio o para protegerte a ti mismo y a los demás de posibles problemas de salud.

Conoce estás 16 cosas de gimnasios más importantes y que no deberías de hacer.

No ignores la higiene y el saneamiento

Higiene en el gimnasio
Para lograr un físico saludable e ideal, es imperativo tener en cuenta la higiene de tu cuerpo, el equipo y el entorno en el que eliges entrenar.

Esto debe discutirse primero ya que la higiene personal es extremadamente crítica en el gimnasio, va desde no molestar a los demás con tu olor, a sudar (y cubrirlo con colonia), hasta tirar basura en el lugar no designado, o protegerte de los demás gérmenes limpiando el equipo antes y después de usarlo.

No des consejos no solicitados

Incluso si tienes un excelente conocimiento sobre el ejercicio; interferir con el ejercicio de las personas probablemente terminaría en avergonzarte o rechazarte. Si alguien está haciendo algo realmente mal que podría causarle lesiones; pide permiso para ayudarle o díselo al entrenador/monitor de la sala que lo haga.

También puede interesarte:  Entendiendo la adicción al sobreentrenamiento

No te duches sin zapatillas

¿Has oído hablar alguna vez de la enfermedad del pie de atleta? Trata de no caminar descalzo, especialmente donde las cosas como hongos y bacterias pueden extenderse aún más rápido, como duchas, piscinas y vestuarios.

No hables con alguien que lleve auriculares

Si ves a alguien usando auriculares o cascos y está concentrado en su entrenamiento; esto se traduce en «por favor, no me molestes, no estoy dispuesto a chatear o hablar en este momento», así que no lo hagas.

No levantes pesos sin las mariposas puestas

El uso de mariposas en las pesas es importante por 2 razones; para evitar que las placas de pesas se caigan y, por lo tanto, protegerte a tí mismo y a los demás de lesiones, y para proteger tu ego, ya que todos en el gimnasio se volverán hacia ti en busca de la fuente de ese ruido del mismo hierro golpeando el piso.

No levantes cargas demasiado pesadas para lucirte

Está comprobado que las personas tienden a esforzarse más y retrasar los signos de fatiga cuando hacen ejercicio en público como una forma de mostrar fuerza, lo que podría ser bueno para impulsar un poco más sus habilidades, pero el exceso de peso es una de las principales causas de lesión.

No hables por tu móvil

Tal vez no todos en el gimnasio estén interesados ​​en escuchar todo lo que hablas sobre la fiesta de anoche o los problemas de tu plan de ahorro, el gimnasio es para hacer ejercicio, así que es mejor seguir así, y si hay una llamada telefónica urgente; hazlo rápido o sácalo aparte.

No envíes mensajes de texto en máquinas o mientras estás en la cinta

Uno: pasarías demasiado tiempo en el gimnasio del que necesitas.

Dos: podrías chocar con algo o alguien si estás enviando mensajes de texto y no estás viendo a dónde vas.

También puede interesarte:  Rutina 5/3/1 para fuerza muscular

Tres: reservarías el equipo demasiado tiempo si envías mensajes de texto.

No te aprietes junto a los demás

Caminar o hacer ejercicio demasiado cerca de otra persona que hace ejercicio en el gimnasio podría exponerte a lesiones inesperadas, sobre todo si se trata de mancuernas y barras, además de que impide que otros realicen sus entrenamientos cómodamente, ¿¡no estás de acuerdo!?

No te demores demasiado

No solo demorarse demasiado durante tu entrenamiento podría reducir la eficiencia de este, sino que también evitaría que otros miembros usen el equipo en el que se te estás estancando.

No vengas desprevenido

Este varía desde no usar la ropa adecuada hasta una botella de agua y una toalla, o cualquier otra cosa que pueda influir en el flujo de tu entrenamiento, el tiempo que pasas en el gimnasio o un costo adicional innecesario.

No seas egoísta

Tienes una membresía de gimnasio, no la propiedad del gimnasio; así que no reserves equipo para ti por mucho tiempo, especialmente si hay alguien más esperando que termine su serie para que el también pueda usarlo.

No esparzas el equipo del gimnasio

Es una hermosa etiqueta en el gimnasio devolver todo lo que usa en el gimnasio a su lugar, incluso si hubiera suficientes trabajadores para esa tarea. Confía en mí en esto, ellos notarán lo ordenado y útil que eres, y serán más amables contigo si los necesitas.

No tengas vergüenza de preguntar cómo se hace

El monitor de tu gimnasio puede enseñarte a realizar correctamente los ejercicios que hagas en tu rutina diaria.

Si encuentras un nuevo equipo de ejercicio que no sabes cómo usar y te gustaría probarlo, no dudes en pedir ayuda y orientación a los entrenadores, eso te evitaría posibles lesiones o vergüenza si lo usarás incorrectamente.

No gruñir y gemir

¡No es necesario que las personas que te rodean se den cuenta de que estás realizando un peso muerto muy, muy pesado! Es perturbador y molesto seguir escuchando los gruñidos y gemidos de alguien.

No te tomes selfies en cada ejercicio

Es bastante aceptable tomarse una foto de vez en cuando para ver si tus esfuerzos de entrenamiento y dieta están dando sus frutos, pero eso no significa pasar la mitad de tu tiempo de entrenamiento tomándote selfies en cada máquina, equipo, soporte de pesas. y espejo.

También puede interesarte:  Entrenadores personales: cualidades y requisitos básicos

¿Alguna vez has visto acciones incorrectas o inapropiadas practicadas en un gimnasio, además de las que ya hemos mencionado? Comparte tu experiencia en los comentarios a continuación.