Cómo realizar 3 patrones de movimiento funcionales esenciales para la condición física

Es posible que hayas escuchado las frases «ejercicio funcional» o «movimiento funcional» y te hayas preguntado en silencio, «-¿funcional para qué, exactamente?» Y no te equivocarías al hacer la pregunta.

La verdad es que la palabra «funcional» es muy difundida por los entrenadores personales y los instructores de acondicionamiento físico sin muchas explicaciones sobre qué son los patrones de movimiento funcional, por qué se califican como «funcionales» y qué papel desempeñan en la mejora general de la salud. Por suerte para ti, eso está a punto de cambiar.

Aquí tienes 3 patrones básicos de movimiento en los que deberías concentrarte al tratar de mejorar tu salud. Esto es lo que necesitas saber.

Relacionado: ENTRENAMIENTO FUNCIONAL EN PROGRAMAS DE FITNESS.

Fundamentos de patrones de movimiento funcional

crossfit y movimiento funcional

El término algo confuso «patrones de movimiento funcional» es solo confuso porque, por naturaleza, es inespecífico.

Funcional, por definición, significa que se relaciona con ciertas tareas, y en este caso, la tarea es ser un ser humano funcional con la capacidad de utilizar tu cuerpo para hacer lo que te gustaría que hiciera, ya sea un deporte o pasatiempo, o correr con tus amigos durante todo el día.

Y a pesar de que ser un «ser humano funcional» es diferente para todos, por ejemplo, un atleta profesional debe poder correr, saltar, cortarse y agacharse sin dolor ni limitación, mientras que una madre que se queda en casa necesita poder recoger a sus hijos, jugar en el parque, llevar la compra y cargar otros elementos sin dolor ni limitaciones; los patrones de movimiento reales requeridos para estas actividades no son necesariamente tan diferentes.

Descubre: Los 10 Mejores Ejercicios Funcionales Del Mundo

Cuando piensas en patrones de movimiento funcionales, debes buscar movimientos que involucren a todo tu cuerpo en una variedad de formas diferentes y estimulantes, en formas que te despierten de las posturas habituales sentadas y estacionarias que son tan comunes durante la jornada laboral.

Movimientos que involucran la coordinación de la parte superior e inferior del cuerpo con áreas que alternan entre estar estable y moverse, y viceversa.

Entonces, cuando los ejercicios como las estocadas se consideran funcionales es porque requieren coordinación, estabilidad y fuerza de todo el cuerpo, los ejercicios como los curls del bíceps no se consideran funcionales porque carecen del compromiso físico y mental de todo el cuerpo que se correlaciona naturalmente con la locomoción humana básica.

La importancia del entrenamiento funcional

La principal diferencia entre el entrenamiento funcional y otros movimientos más comunes es que los ejercicios como los bíceps o las extensiones de las piernas intentan aislar un músculo en particular.

Esto puede ser excelente, e incluso necesario, cuando te recuperas de una lesión, pero estos aislamientos tienden a tratar el cuerpo como una serie de partes en lugar de un todo.

Francamente, tu cuerpo no es solo una serie de partes, es una máquina diseñada, donde todas las partes están diseñadas para funcionar juntas.

«Un entrenamiento que consiste en movimientos aislados creará un estímulo dentro de esas partes, mientras que un movimiento más funcional fomenta el uso de todo el cuerpo de una vez con una inervación más holística».

Si estás acostumbrado a un estilo de entrenamiento muy estático y aislado, cambiar a un entrenamiento más funcional te hará sentir diferente.

Es probable que te sientas mejor conectado a través de tu cuerpo, en lugar de sentirte agotado o fatigado en ciertas partes del cuerpo. El objetivo del entrenamiento funcional es entrenar a todas, no solo a las partes individuales.

3 ejercicios esenciales de movimiento funcional

Ahora nos vamos a enfocar en patrones de locomoción que llevan a tu cuerpo a través de diferentes direcciones y ángulos que son especialmente útiles para aprender dónde tienes debilidades que deben ser protegidas.

Se enfocan en tres ejercicios específicos, cada uno de los cuales involucra varios patrones de movimiento, y cada uno tiene una serie de modificaciones y variaciones:

Paseo del Oso

El oso involucra «a cuatro patas gateando». Cuando trabajas con diferentes variaciones del paseo del oso, desarrollas fuerza a través de los hombros, la espalda, los brazos y las piernas, al tiempo que mejoras la flexibilidad de los isquiotibiales y las pantorrillas, la estabilidad de la espina y la extremidad (especialmente en los hombros, las rodillas y los codos), así como en general una movilidad mejorada.

El Gorila

El mono consiste en saltar de lado desde una posición de sentadilla. Esencialmente, entras en una posición en sentadilla profunda (imagina cómo se vería un cavernícola cuando se agachaba al lado de un fuego: las caderas caían por detrás y entre sus piernas, las rodillas completamente dobladas, la columna vertebral neutral y los brazos colocados en el suelo frente a los pies), luego mantienes esta posición baja en sentadilla mientras usas tus brazos para ayudarte a saltar y moverte lateralmente hacia cada lado.

Sentadilla Rana

Este ejercicio implica saltar en el sitio, o con un poco mas de dificultad, hacia delante y hacia atrás desde una posición de sentadilla. Nuevamente ingresas a la sentadilla profunda, pero esta vez usas los brazos para ayudarte a saltar y moverte hacia adelante y hacia atrás mientras mantienes una posición en sentadilla profunda.

Tanto los ejercicios de mono como los de rana y sus variaciones asociadas ayudan a desarrollar la fuerza central, la fuerza y ​​estabilidad de la cintura escapular, la estabilidad dinámica de la columna vertebral, la flexibilidad de la cadera, la flexibilidad y fuerza de la mano y la muñeca, el equilibrio, la coordinación y el control motor.

Con solo tres movimientos, el oso, el sapo y el gorila, esencialmente estás probando todo tu cuerpo de pies a cabeza, identificando tus propias fortalezas y debilidades en relación con la forma en que te mueves y desarrollando la fuerza, flexibilidad y Coordinación necesaria para ser un «ser humano funcional».

Vídeos | Mens´Health en Español