Fitness, musculación, nutrición y salud deportiva

7 razones para agregar el entrenamiento de fuerza a tu rutina diaria

0

Cada plan de entrenamiento debe incluir el entrenamiento de fuerza para mejorar la construcción de músculo y así obtener los mejores beneficios para nuestra salud.

El entrenamiento de fuerza nos ayudará a obtener mejores beneficios en nuestras rutinas de entrenamiento diarias y podremos conseguir hipertrofiar nuestros músculos antes y con más calidad.

Si supieras que un cierto tipo de ejercicio puede beneficiar a tu corazón, mejorar tu equilibrio, fortalecer los huesos y ayudarte a perder peso, además de hacer que te veas y sientas mejor, ¿no te gustaría empezar hacerlo? Pues bien, los estudios muestran que el entrenamiento de fuerza puede hacer todo eso y más.

El entrenamiento de fuerza para los que todavía no lo sabéis no lo realizan solo los culturistas en un gimnasio. Puede beneficiar a personas de todas las edades y puede ser particularmente importante para las personas con problemas de salud como la artritis o una enfermedad del corazón.

Entrenamiento de fuerza: Los beneficios

El entrenamiento de fuerza tambien se puede sumar a la definición de los músculos y a dar a hombres y mujeres por igual cuerpos más en forma y tonificados. Pero el trabajo con pesas hace mucho más:

1. El entrenamiento de fuerza ayuda a mantener el peso fuera para siempre.

Esto no sólo ayuda a la formación de fuerza, sino que también ayuda a mantener la pérdida de peso

Un estudio reciente reveló que las mujeres que siguieron una rutina de entrenamiento con pesas 3 veces a la semana aumentó la cantidad de calorías quemadas en la actividad diaria normal (además de las que quema durante el ejercicio), lo que ayuda a mantener su peso actual.

2. El entrenamiento de fuerza protege la salud ósea y la masa muscular.

Después de la pubertad, si eres un hombre o una mujer, se empieza a perder alrededor del 1 por ciento de tu fuerza ósea y muscular cada año. “Una de las mejores formas de detener y prevenir, la pérdida ósea y muscular es agregar el entrenamiento de fuerza a tus entrenamientos”, aconseja Troy Tuttle, MS, un fisiólogo del ejercicio en la Universidad de Texas Medical School en Houston “.

3. El entrenamiento de fuerza te hace más fuerte y te pone más en forma.

El entrenamiento de fuerza es también llamado entrenamiento de resistencia, ya que implica el fortalecimiento y tonificación muscular mediante la contratación de los músculos contra una fuerza de resistencia. Hay dos tipos de entrenamiento de la resistencia:

Resistencia isométrica: implica contraer los músculos contra un objeto que no se mueve, por ejemplo en el suelo en un entrenamiento de fuerza de empuje

Resistencia isotónica: consiste en contraer los músculos a través de un rango de movimiento como en el levantamiento de pesas.

Rutinas de entrenamiento de fuerza

Ambos te hacen más fuerte y se puede obtener una mejor figura. Recuerda que en el entrenamiento de fuerza los músculos necesitan tiempo para recuperarse, por lo que se debe hacer solamente en días alternos. Siempre toma algún tiempo para calentar y enfriar después del entrenamiento de fuerza.

4. El entrenamiento de fuerza ayuda a desarrollar mejores mecanismos corporales.

El entrenamiento de fuerza tiene beneficios que van mucho más allá de la apariencia de los músculos bien tonificados. Tu equilibrio y coordinación mejorarán, al igual que tu postura. Más importante aún, si tienes mala flexibilidad y equilibrio, ya que puede reducir el riesgo de caer en estos dos importantes elementos hasta un 40 por ciento, una ventaja crucial, especialmente a medida que se envejece.

5. Juega un papel en la prevención de enfermedades.

Los estudios han documentado los beneficios de bienestar de este entrenamiento. Si tienes artritis, el entrenamiento de fuerza puede ser tan eficaz como los medicamentos para disminuir el dolor de la artritis. Puede ayudar a las mujeres después de la menopausia a aumentar su densidad ósea y reducir el riesgo de fracturas óseas. Y para los 14 millones de estadounidenses con diabetes tipo 2, este entrenamiento, junto con otros cambios de estilo de vida saludable puede ayudar a mejorar el control de la glucosa.

6. Aumenta los niveles de energía y mejora tu estado de ánimo.

El entrenamiento de fuerza elevará tu nivel de endorfinas (opiáceos naturales producidos por el cerebro), que te harán sentir muy bien. Si eso no es suficiente para convencerte, se ha demostrado que es un gran antidepresivo, para ayudarte a dormir mejor, y para mejorar tu calidad de vida en general.

7. El entrenamiento de fuerza se traduce en más calorías quemadas.

Se queman calorías durante el entrenamiento, y tu cuerpo sigue quemando calorías después de este, un proceso llamado “tarea o proceso fisiológico.” Se utilizan más calorías para hacer y mantener la masa muscular que la grasa, y, de hecho, puede aumentar tu metabolismo en un 15 por ciento, que realmente puede impulsar un buen plan de pérdida de peso.

Entrenamiento de fuerza: Primeros pasos

“Por favor, no te limites a pensar que el levantamiento de pesas, o máquinas, es la única manera de hacer este tipo de entrenamiento”, dice Tuttle. “Flexiones, sentadillas con salto, estocadas, y el montañismo son todos ejemplos de ejercicios que proporcionan fuerza.”

Si tienes algún problema de salud, consulta a tu médico qué tipo de entrenamiento de fuerza es mejor para cubrir tus necesidades y capacidades.

También puedes trabajar con un experto para diseñar un programa de entrenamiento de fuerza que sea seguro y eficaz para ti.

¿Quién no quiere verse mejor, sentirse mejor y vivir una vida más larga y saludable? ¿Entonces, a que esperas? Comienza ahora con un programa de entrenamiento completo que incluya el entrenamiento de fuerza.

Suscríbete a nuestra Newsletter
Recibe gratis todas las novedades y sorteos de Atopedegym directamente en tu correo.
Puedes darte de baja en cualquier momento

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.