close

En pleno mes de mayo y sobre todo con la llegada de las flores (recordemos el típico refrán…) las alergias y sus inconvenientes a la hora de hacer ejercicio son aquéllos compañeros primaverales poco deseados.

Todos conocemos (si no lo sufrimos en nuestras propias carnes) a personas que lo pasan realmente mal y que se asfixian y ven realmente reducida su capacidad pulmonar. De entrenar en condiciones entonces ni pensemos.

Siempre podemos tirar de antihistamínicos que nos recete nuestro doctor, pero una ayuda natural nunca viene mal en estos casos.

Hay remedios naturales que todos tenemos en nuestras cocinas, pero sobre todo sin efectos secundarios y económicos.

Algunos de ellos son los siguientes:

Miel: Es un antihistamínico natural muy potente. Un alivio efectivo es una infusión de tomillo bien cargada con una cucharada de miel.

He de decir que cuando estamos mal de la alergia, no es conveniente tomar lactosa: la lactosa crea bastante mucosidad, lo cual no hace sino empeorar los síntomas. Retira los lácteos mientras estés molesto; verás cómo en unos días notas más “desatascado” tu sistema respiratorio. El mito de tomar leche caliente con miel cuando estamos con el resfriado no se debe a la leche en absoluto, sino al efecto de la miel.

Ajo y cebolla: Tomados en ayunas resulta una ayuda muy eficaz. Obviamente tomarte una cebolla nada más levantarse de la cama no es muy agradable. Pero un diente de ajo no es problema. Si lo pelas y lo aplastas activarás así aún más sus beneficios.

En ningún caso tendrás mal aliento durante el resto del día: esto es un mito a rebatir, el sabor desaparecerá de tu boca en cinco minutos sin dejar ni rastro.

Si aun así no lo soportas, existen cápsulas de aceite de ajo disponibles en el mercado.

-Vinagre de manzana: El vinagre de manzana entre muchos otros beneficios, actúa como un paracetamol natural. Si tomas un par de cucharadas soperas diluidas en un vaso grande con agua en ayunas, comenzarás a ver resultados en pocos días. Si quieres saber mas beneficios sobre el vinagre de manzana puedes leer este gran artículo.

Si lo mezclas con un “té roiboos”, su efecto antihistamínico será aún mayor. Añádele unas gotas de stevia y tendrás una bebida curativa a la vez que deliciosa.

-Equinácea: Siempre lo recomiendo en épocas críticas: Se trata de una planta que sube de manera natural nuestras defensas. Si nuestro cuerpo está más fuerte, los alérgenos nos serán menos dañinos.

Lo puedes encontrar en farmacias, en tiendas de dietética, e incluso en supermercados.

-Vitamina “c”: Es un gran antiinflamatorio, que también ejerce como antihistamínico. Si nuestro cuerpo está libre de toxinas provenientes de la dieta y del entorno, al cuerpo le será más fácil luchar contra los agentes externos. Como buena proveedora, la naturaleza en primavera nos proporciona las fresas, fruta que contiene cantidades ingentes de vitamina c. Incluso siendo ésta vitamina un poco más elevada en el caso de las fresas que en las naranjas.

Haciendo unas ligeras modificaciones en nuestros hábitos diarios podemos lidiar con esta época tan complicada para muchos de nosotros.

Bien es cierto que la medicina natural, aunque más lenta, es garantía de salud, economía y de conexión con la naturaleza.

Etiquetas: AlergiasAlimentaciónAntihistamínicosBeneficiosComidasConsejosEnfermedadesNutriciónPolenRecuperaciónremedios naturalesSalud
Rebeca Crucera

Autor Rebeca Crucera

Pacense. Apasionada de la nutrición natural y del fitness. Ex-vegana y conocedora de regímenes nutricionales alternativos. Practicante de macrobiótica mediterránea. Conozco la medicina tradicional, parte de medicina china, ayurvédica y natural.

Deja un comentario