Body Pump y Body Combat dos programas de entrenamiento que cambiarán tu cuerpo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Conoce el body combat y el body pump, las dos actividades de Lesmills que bien combinadas mejoran la condición física general.

¿Quién suela frecuentar gimnasios ha oído hablar del Body combat, y del Body pump. Pues bien, estos en el mejor de los casos hace más de 20 años que fueron creados en Nueva Zelanda con un fin común, mejorar alguna de las condiciones físicas básicas a través de una coreografía.

En primer lugar vamos a explicar brevemente en qué consiste cada una para así entender por qué surgen.

BODYPUMP: este es la base, el más conocido, aquel en que en 8 canciones siempre se trabaja la fuerza-resistencia de las principales musculaturas del cuerpo como son los cuádriceps, el pectoral, dorsal o los abdominales entre otros. Para ello se ayudan en casi todas las coreografías (que se cambian aproximadamente cada 3 meses) de las sentadillas, el press de banca, los remos y el peso muerto entre otros, y a partir de ahí varían los tiempos de contracción concéntrica o excéntrica siguiendo la música.

Cualquiera que haya entrenado alguna vez al ritmo de esas canciones con pesos “bajos” y altas repeticiones (hasta 100 por track) sabe que las agujetas los días posteriores suelen ser bastante intensas, mucho más si quien lo practica es novato. Normalmente engañados por los bajos pesos que se recomiendan, se piensan que “no será tan duro”, pero la realidad es que para alguien que haya hecho trabajo de sala, si no tiene en cuenta que su cuerpo está acostumbrado a no más de 12-15 repeticiones antes de un descanso, seguro que lo pasará mal cuando sus músculos se llenen de sangre.

Mucho peor aun será para alguien que ni siquiera haya hecho trabajos de fuerza previos para acostumbrar a sus músculos, con sus descansos y un ritmo que uno mismo se marca, y no el instructor que a fin de cuentas sólo sigue un guión y no tiene tiempo durante el entrenamiento mas que para corregir fallos de ejecución  de la técnica correcta en cada caso.

bodypump

Imagen de Lesmills.com

Por eso, por sentido común, a alguien que lleve tiempo sin hacer ejercicio, no deberíamos recomendarle el primer día ir a una clase de BodyPump, sino lo más seguro es que no quiera volver cuando al día siguiente le cueste moverse. Y para aquellos que habitualmente ya hacían trabajos de fuerza con barras y mancuernas, pero a su ritmo, lo recomendable es que empiecen con los pesos mínimos durante las tres primeras clases, para tantear, y nunca comparando con los kilos que mueven en la sala, pues no tiene nada que ver. Una vez ya sean capaces de seguir lo que el instructor les dice y realizar bien cada ejercicio, que empiecen a meter discos y a experimentar límites igual que hacen en la sala de fitness.

Siguiendo estos consejos y entrenando como se debe, se pueden hacer clases días no consecutivos (para no sobrecargar y dar las 48-72h de descanso entre estímulos de este tipo), y así conseguir resultados muy buenos para aquellos a quienes entrenar “pesas” por su cuenta es tedioso y falto de motivación. De esta forma, entrenando arropado por otra gente, con música motivante y alguien animando por los altavoces, hace que el sufrimiento te llegue a gustar, lo que facilita ponerse en forma.

BODYCOMBAT: si el BodyPump puede ser algo realmente duro para los músculos de alguien en baja forma, el BodyCombat puede ser lo más parecido a sentir que te ahogas para alguien que entre en una clase por primera vez.

En este caso las diferentes canciones siguen también un mismo esquema en el que se comienza calentando (diferenciando tren superior y después el inferior), para seguir con coreografías de karate, taekwondo, boxeo, capoeira o muay thai. En ellas se combinan series de golpes de cada modalidad de lucha, lo que hace trabajar principalmente al sistema cardiovascular de forma intensa. Se puede considerar como un entrenamiento de intervalos de alta intensidad, pues las canciones se ordenan teniendo en cuenta lo que para el corazón va a suponer cada una, es decir, los primeros 15 minutos hacen ir subiendo el pulso para que luego haya picos de intensidad submáxima seguidos de otros ejercicios que harán recuperar levemente el aliento.

A esto hay que sumarle lo que para las articulaciones, hombros, espalda y gemelos principalmente supone. Esta actividad tiene un alto impacto sobre estas al contar con movimientos rápidos y repetidos, rebotes y patadas que con la emoción del momento pueden suponer molestias al enfriarse.

Siempre se dan las opciones de menor impacto para aquellos menos hábiles que podrían lesionarse (sustituir una patada en salto por una desde el suelo), pero muchas veces pasa que la adrenalina nubla las opciones reales del alumno y acaba lesionado (de rodilla como las más graves).

Los consejos previos para acudir a una clase son por tanto trabajar la carrera continua como base, tanto para el corazón como para las piernas. Una vez seamos capaces de correr a un 75% de nuestra FC máx. durante al menos 30 minutos, sin que al día siguiente estemos “rotos”, entonces será cuando podamos pensar en ir. Para alguien que no haya practicado ningún deporte de lucha, lo más seguro es que no sepa las nociones básicas de una patada o de un puñetazo, y al no tener un objetivo al que golpear, o bien controlamos nuestra fuerza, o lo más seguro es que bloqueemos el codo al estirar el brazo o tengamos alguna rotura de fibras en los isquiotibiales al levantar demasiado la pierna. Por eso hasta que pasen 5-6 clases por lo menos, todos los golpes deberíamos hacerlos únicamente fijándonos en una  técnica controlada, para ahorrarnos problemas. Ya habrá tiempo de emocionarse y creerse Jackie Chan un día.

¿Qué conseguiremos si somos capaces de elaborar un entrenamiento a base de estas actividades?

Una mejora en la fuerza, la resistencia e incluso la flexibilidad además de un cuerpo tonificado, pero algo que es también importante para muchos que van a un gimnasio, la sensación de entrar en una pequeña familia que son todos aquellos que habitualmente van a las clases, pues entre ellos se animan mutuamente y suelen en muchos casos surgir amistades, lo que innegablemente ayuda a seguir adherido a este estilo de vida.

Imágenes: Lesmills.com

Os dejo este vídeo de una sesión muy completa de Body Combat que he encontrado en Youtube:

Compartir.

Sobre el Autor

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

  • Daniel

    Con todos mis respetos hacia las personas que salen en ese vídeo y con mis conocimientos como instructor desde hace años, creo que hay mejores vídeos en la red en los que se pueda ver lo que es el BodyCombat. Alguien que respete la técnica, la enseñanza y la esencia del programa. Ese vídeo creo que no hace otra cosa que echar para atrás a quien esté interesado.

    • Dime que tipo de fallos ves en el vídeo y que tipo de vídeo seria el oportuno para ti. un saludo.