Calambre muscular: síntomas, causas, tratamiento y más

¿Por qué tenemos Calambre Muscular?

¿Te ha pasado ir caminando y sentir un fuerte espasmo en la pierna? en el siguiente artículo te explicamos todo sobre el Calambre muscular y cómo tratarlo correctamente.

Calambre muscular: ¿Qué es?

Los músculos son tejidos o fibras que se contraen y relajan debido a los nervios centrales que poseen. Los músculos son responsables de los movimientos que ayudan al cuerpo a mantenerse activo.

Pero estos músculos pueden sufrir calambres muy dolorosos que tienden a incapacitar a cualquier persona que los sufra.

Esto sucede porque aumentan las unidades motoras, provocando descargas de corrientes eléctricas en los músculos. Paralelamente disminuye la circulación sanguínea, provocando el aumento de las fibras que se contraen produciendo mucho dolor.

Pero ¿Qué es un calambre muscular? Estos son los agarrotamientos involuntarios de los músculos que pueden durar varios segundos y suelen producirse en los brazos, abdomen, caja torácica, piernas y pies, siendo estos últimos las áreas más problemáticas debido a la circulación de sangre.

¿Cuáles son los síntomas del calambre muscular?

No existe síntoma asociado a los calambres musculares, ya que se presenta involuntariamente en cualquier momento del día o la noche.

Cuando ocurre, se presentan con un fuerte dolor que dura unos segundos como máximo y en ocasiones se puede sentir un bulto o bola en el lugar donde se está presentando el espasmo.

Este bulto no representa ningún peligro, ya que solo son los músculos contraídos, después de unos segundos ya no lo sentirás, ni se verá.

También puede interesarte:  Flexión plantar: función, anatomía, lesiones y tratamiento

¿Quiénes son las personas con mayor posibilidad de sufrir calambre muscular?

Todos somos propensos a sufrir de calambre muscular, pero las personas mayores, con obesidad, deportistas, embarazadas y personas que sufran de tiroides, nervios, diabetes y pacientes hepáticos, tienen mayor riesgo de padecerlas.

Tipos de calambre muscular

Tipos de calambre muscular
Tipos de calambre muscular en distintas zonas del cuerpo

A continuación, te hablaremos un poco acerca de las tipos de calambres musculares más comunes que se pueden presentar.

Calambre muscular nocturno: ¿De qué trata?

Los calambres nocturnos son los más comunes, debido a que puedes estar sufriendo de deshidratación, pero esta incómoda situación está relacionado a los bajos niveles de magnesio, calcio o potasio, así como la mala circulación de sangre producida por estar todo el tiempo de pie o sentado.

Calambre de músculo liso o calambre abdominal muscular

Estas contracciones se relacionan al área media y baja del abdomen. Las personas que sufren espasmos del área, es porque están relacionadas a malestares estomacales debido al consumo de alimentos en mal estado, estrés o hinchazón, también pueden ser ocasionados por cólicos menstruales.

Calambres musculares esqueléticos

Las áreas del cuerpo que son más propensas a sufrir estos tipos de calambres son los muslos, pantorrilla y el arco de los pies, debido al ejercicio o actividad diaria. Se pueden presentar a cualquier hora y momento del día.

¿Cuáles son las causas del calambre muscular?

Por lo general, los calambres musculares nos atacan en las piernas durante la noche y esto se puede producir por el ajetreo o poco movimiento que se le dio a este miembro en el transcurso del día. Esto también está relacionado a las siguientes enfermedades:

  • Problemas con las arterias: La reducción de las arterias puede producir dolores semejantes a los calambres durante el ejercicio. Una vez finalizado los mismos, estos espasmos o dolores deben dejar de sentirse.
  • Compresión de los nervios: la presión de los nervios por alguna lesión en la médula espinal o un nervio en el cuello, genera una sensación de dolor semejante a los calambres. Estos se pueden sentir cuando se camina durante mucho tiempo.
  • Otras causas son la deshidratación, bajos niveles de magnesio, potasio o calcio, poco movimiento o tener la misma posición durante mucho tiempo, diálisis y en ocasiones durante el embarazo.
También puede interesarte:  Educación funcional de la rodilla: Prevención de lesiones en la práctica deportiva

¿Cuáles son los tratamientos para el calambre muscular?

No existe ningún tratamiento médico como tal para evitar los calambre solo se recomienda mantenerse hidratado durante el día, hacer masaje sobre el área afectada, colocar calor en los músculos tensos y frío si existe dolor.

¿Cuándo se debe consultar al médico?

Por lo general, los calambres desaparecen tras unos segundos de empezar a sufrirlo, pero en ocasiones duran más tiempo produciendo un dolor muy intenso.

Por otro lado, si existe hinchazón o enrojecimiento, el malestar no mejora con masajes ni calor y tienes algunas molestias internas, te recomendamos visitar a un especialista.

Consejos para evitar los calambres musculares

  • Para subir los niveles de magnesio, introduce en tu dieta almendras, espinaca, quínoa, trigo integral, chocolate negro, tofu y aguacate, de esta forma ayudamos a subir los niveles y equilibramos la función muscular. Una persona adulta debería consumir al día 275 mg de magnesio.
  • Consumir alimentos con alto nivel de potasio al día, como plátano, cambur, papaya, ciruelas pasas, mango, pasa, naranja, tomate o melón después de hacer ejercicios, puede ayudarte a calmar los calambres.
  • El jengibre es uno de los ingredientes por excelencia, ya que mejora la circulación sanguínea y ayuda combatir otros males. Solo deberás tomar un té de este producto.
  • Hidrátate lo más que puedas, recuerda que es recomendable beber 2 litros y medio al día, no solo cuando se tiene sed.
  • Haz ejercicios y mantente activo. Es recomendable la práctica de yoga y pilates, estos son ejercicios enfocados a la respiración, fortalecimiento muscular y mente, pero te permitirá hacer movimientos que estiren y hagan trabajar los músculos ayudando a evitar los calambres musculares.
  • Hazte un poco de masaje todos los días, verás como mejora la circulación de tus piernas y el tomo muscular de las mismas.
  • Tómate un tiempo para ti, relájate, intenta evitar el estrés que puedas tener en tu vida. Parece imposible pero las emociones se relacionan con los calambres.
  • En el caso de que sufras calambre abdominal muscular, puedes tomar infusiones de manzanilla, melisa, canela o menta para ayudar con los dolores. También puedes colocar paños calientes sobre el área.
También puede interesarte:  ¿Son los estiramientos tu mejor opción para evitar molestias?

¿Qué hacer con los calambres en las piernas?

En este caso las indicaciones que damos son para calambres que no cesan, el dolor es muy fuerte o repetitivo.

El primer médico al que deberías acudir es un terapeuta. Lo más probable es que ordene inmediatamente varias pruebas:

  • un análisis de sangre clínico, que le permite ver cambios inflamatorios, una disminución en la cantidad de glóbulos rojos (anemia), para tener una idea aproximada del estado general;
  • prueba de azúcar en sangre, para excluir diabetes mellitus;
  • análisis de orina general y, interacciones en la función renal, un órgano que regula el equilibrio de agua y electrolitos del cuerpo;
  • análisis de sangre bioquímico para evaluar la función del hígado y los riñones;
  • Ecografía venosa (Doppler): para evaluar el flujo sanguíneo y diagnosticar una posible insuficiencia venosa.

Quizás, de acuerdo con la anamnesis (encuesta) y un examen objetivo, se necesitarán algunos otros exámenes, esto lo decidirá el médico. Como resultado, el terapeuta redireccionará al paciente a un especialista especializado que prescribirá el tratamiento.

Mitos sobre Calambres musculares

Hemos escuchado muchos cuentos sobre los calambres musculares, como el hecho de no poder nadar después de comer.

Esta creencia es falsa, pero igual no es recomendable hacerlo, debido a que puedes tener una mala indigestión. Por otra parte, existe la creencia que empujar hacia atrás los dedos ayuda a quitas los calambres musculares.

Esto es falso, pero para aliviar la sensación es bueno estirar el miembro que presente el agarrotamiento.