close

Rutinas-fitness-o-bikini-para-chicas

Contamos con la suerte de tener acceso a la mayor fuente de información que actualmente existe en el mundo: “Internet”. A parte de ser la base de la mayoría de nuestra comunicación diaria, puede prestarnos una ayuda valiosísima en cuestiones nutricionales, para comparar entrenamientos o buscar información sobre suplementos y/medicinas…

Todo ello resulta de una gran ventaja; pero para nada sustituye los conocimientos de un verdadero profesional. Ya hay demasiados “listillos” que sólo se basan en lo que han leído en alguna página web y no han comprobado por ellos mismos si de verdad aquéllo es verdad o no.

He tenido la ocasión de comprobar cómo muchos chicos y chicas que se preparan para competir y asisten a su dietista/entrenador; no sacan el verdadero rendimiento a toda la sustanciosa información.

Me explico: no vale únicamente seguir la dieta y los entrenamientos al pie de la letra porque sí sin más. Un verdadero entrenador debe también formarte y despejarte muchas dudas; o al menos eso es lo ideal.

Sin esa base, podrás llegar a equívocos muy fácilmente y beber de fuentes que no sean del todo fiables. Andar por Internet sin tener algo sólido con lo que respaldarte es muy peligroso. La cantidad de barbaridades que he podido leer por ahí es brutal.

Es tan simple como pedir a tu monitor que te aclare el porqué de tal entrenamiento o dieta, así como escuchar las dudas de los demás y estar pendiente de sus entrenamientos. No sólo existes tú y tu cuerpo en el universo; así entenderás que cada organismo funciona de una forma muy distinta.

No digo que te conviertas en el típico pesado que va detrás de ti a preguntarte para qué sirve tal o cual ejercicio; sé observador y absorbe toda la información que puedas. Más adelante puede resultarte útil.

Si preguntas a alguien experimentado a cerca de cómo lo hacían antes, cuando la gente no tenía acceso a tanta cantidad de información, te podrán comentar que siempre imitaban al monitor o a la persona que iba más adelantada en el gimnasio. No es más que lo que te he comentado más arriba: pregunta al que tiene experiencia de verdad y sigue sus consejos porque él ha pasado por donde tú estás ahora. Más tarde podrás mirar en la web que quieras: “sacar lo mejor de cada casa”, como se suele decir.

Me ha llamado la atención de igual forma el hecho de que muchos siguen una dieta puesta por su entrenador, de tal forma que si en una comida te pone que debes tomar cierto alimento y en ese momento no te apetece o no tienes en el frigorífico, puedas sustituirlo por otra comida que tenga unos macronutrientes similares. Se trata de que uses al cien por cien todos tus conocimientos y no te conviertas en un simple “almacén de datos” y empieces a usarlos y a relacionarlos unos con otros para crear soluciones alternativas, creativas, que se adapten a ti y sean igualmente válidas.

¿De qué te sirve ir al mejor nutricionista si después de un tiempo no aprendes nada salvo a obedecer?

Lo ideal es que seas todo lo independiente que puedas; y que tomes por ti mismo soluciones si en un momento determinado no puedes contactar con dicha persona.

Básicamente te conviene hasta no sabes qué nivel comenzar a ser partícipe de tu alimentación y entrenos en muchos aspectos.

Un verdadero culturista es a la vez médico, dietista, naturópata y en ocasiones hasta psicólogo. El fin del culturismo y del fitness debería ser el de moldear tanto tu cuerpo como tu mente y te conviertan en una persona nueva “con la cabeza amueblada” y que sea un referente; una especie de líder natural para los demás, de personalidad atractiva, seguro de sí mismo y una persona de la que sentirse orgullosa por destacar en disciplina y autosuperación.

Todo ésto no me lo he inventado yo: en la Grecia clásica los mejores atletas eran también los más inteligentes. La disciplina del cuerpo y la mente deberían ir juntas.

Para nuestra desgracia, la mayoría de la gente que ve el culturismo y el fitness desde fuera, lo relaciona con personas con una escasa inteligencia que se dedican a levantar pesos brutales y que sólo comen arroz y pollo.

No puedes cambiar estos prejuicios de todo el mundo, pero si te comprometes de verdad con este deporte, vas a ver cómo tu alrededor transforma su opinión de forma radical. Quizás hasta tengas la suerte de que se te “unan al clan”. ¡Medita a cerca de todo eso y conviértete en un verdadero culturista tanto por dentro como por fuera!

No puedes permitirte ir a ciegas en ésto. Recuerda que el fitness puede ser el medio por el cual transformes no sólo tu cuerpo, sino tu alma, tu espíritu y en definitiva; acabes teniendo tanta voluntad que “arrases” en todo lo que te propongas en la vida.

Etiquetas: BeneficiosConsejosDisciplinaEntrenamientoFitnessFormaciónInformaciónObjetivosPrpositosRentabilidad
Rebeca Crucera

Autor Rebeca Crucera

Pacense. Apasionada de la nutrición natural y del fitness. Ex-vegana y conocedora de regímenes nutricionales alternativos. Practicante de macrobiótica mediterránea. Conozco la medicina tradicional, parte de medicina china, ayurvédica y natural.

Deja un comentario