close

El exceso de grasa en los oblicuos es un objeto de desprecio para la mayoría de personas. De acuerdo con la American Heart Association, el aumento de la grasa en la cintura te pone en un mayor riesgo de sufrir hipertensión, la gota, diabetes tipo 2, enfermedades del corazón o colesterol alto.

Aquí tienes algunos consejos para perder grasa de la zona abdominal fácilmente.

Para perder grasa de los oblicuos debes perder la grasa de todo el cuerpo, ya que la reducción de un lugar solamente o una zona única del cuerpo no es posible. Con el ejercicio regular y una dieta baja en calorías se puede ver que la grasa a los lados de tu cuerpo se reduce en el abdomen y demás partes.

Crear un déficit calórico.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la pérdida gradual de peso a un ritmo de 500 a 800 gr por semana es más fácil de mantener a largo plazo. Para perder medio kilo de peso por semana, crea un déficit calórico de 500 calorías por día. Para perder algo mas de medio kilo, aumenta el déficit a 800 calorías por día.

Si haces esto a través del ejercicio, la dieta o una combinación de ambos, no importa. Si no deseas ajustar tu dieta demasiado, incorpora ejercicio cardiovascular extra para compensar las calorías, y viceversa.

Elije alimentos saludables.

Hacer pequeños ajustes a tu dieta puede reducir tu consumo de calorías y ayudar a perder peso. Elije alimentos bajos en calorías y saludables, comer porciones más pequeñas o elige un postre más saludable. Lee las etiquetas de los alimentos para determinar el contenido nutricional y realizar un seguimiento de las calorías que consumes cada día.

Consume por lo menos la mitad de los gramos que consumes en cereales integrales, carnes magras, productos lácteos bajos en grasa y una variedad de frutas y verduras. Evita las grasas saturadas, los alimentos procesados y azúcares refinados.

Quemar calorías.

En un mínimo de cuatro días a la semana, realizar al menos 30 minutos de ejercicio cardiovascular para ayudar a eliminar la grasa subcutánea, que se encuentra directamente debajo de la piel, y la grasa visceral, que se encuentra alrededor de los órganos internos. Vete a tu propio ritmo, corre si estás en buena forma física, o camina en una caminadora inclinada si apenas estás comenzando.

Lleva a cabo varios tipos de cardio para mantener tu entrenamiento desafiante e interesante. prueba una clase de aeróbic, utiliza la máquina elíptica o vete a nadar. Continua aumentando el nivel de intensidad y duración de tus entrenamientos para que tu resistencia cardiovascular mejore.

Aumentar el tejido muscular.

El aumento de la masa muscular magra puede promover la pérdida de peso, porque el tejido muscular usa las calorías para mantener, recuperar y construirse a sí misma, incluso después de que hayas terminado de hacer ejercicio.

Utiliza pesos libres o máquinas de pesas para construir músculo, o utiliza botellas llenas de agua o tu peso corporal como una alternativa para un entrenamiento en casa. Para promover la pérdida de peso, realiza ejercicios compuestos, tales como estocadas, flexiones, sentadillas y peso muerto, ya que estos requieren el uso de múltiples articulaciones y grupos musculares. Si eres nuevo en el entrenamiento de fuerza, contrata a un entrenador personal para aprender la forma y ejecución adecuadas de los ejercicios. Incorporar el entrenamiento de fuerza en al menos dos días de la semana.

Realizar ejercicios específicos.

A medida que la grasa se reduce desde los oblicuos, puedes agregar la definición mediante la realización de ejercicios que se dirigen a los músculos oblicuos. Crunch de bicicletas, tabla lateral y rotaciones de tronco con balón medicinal, todas activan y tonifican los músculos oblicuos. Ligeras modificaciones pueden ajustar la intensidad de ciertos ejercicios oblicuos.

Los Crunch de bicicletas, por ejemplo, son menos intensos cuando sólo se mueve la parte superior del cuerpo y mantienes los pies en el suelo. Para modificar el ejercicio de tabla lateral, dobla la parte superior de la rodilla y coloca el pie plano en el suelo delante de la pierna inferior extendida para un mayor apoyo.

Reducir el estrés.

El estrés puede ser el culpable de tus problemas con tu cuerpo. El cortisol, una hormona que aumenta el apetito y provoca antojos de alimentos, se libera en el cuerpo durante los periodos de estrés. La grasa se almacena alrededor de la cintura, donde está cerca del hígado en caso de que necesite ser convertida en energía.

Para reducir el estrés, delega tus tareas, duerme suficiente y incorpora técnicas de relajación, como la respiración profunda, yoga o taichi.
Y recuerda que la alimentación nos da la mitad del recorrido hecho, asi que cuídala y tus abdominales y oblicuos empezaran a aparecer.
Etiquetas: AbdominalesAlimentaciónDefinirNutriciónOblicuosPerder grasaPerder peso
Víctor Martín

Autor Víctor Martín

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

Deja un comentario