Cuerpo y Mente: o de cómo hacer culturismo filosófico.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Platón en su libro “La República” le da a los gimnasios griegos una gran valor en la educación, y para ese pueblo formar el cuerpo y el espíritu era una sola cosa.

culturismo filosofico

La aventura filosofica del fitness y culturismo.

Muchas veces se cree que aquellos que cultivamos el cuerpo ya sea con el entrenamiento de pesas o haciendo fitness no tenemos demasiado en la cabeza y que lo que tenemos lo ocupamos en aprender a entrenar, a comer, a suplementarnos y en definitiva a ocuparnos de lo que tenga que ver solo con una apariencia exterior, fruto de nuestra obsesión por el cuerpo.

Esto, claro, es  cierto en mucha gente pero no en todos. En realidad entrenar en el gimnasio puede ser una aventura filosófica apasionante. La filosofía es la pasión o amor por la sabiduría, por el conocimiento, por la pregunta, plantea permanentemente interrogantes y cuestiona todo lo establecido, no tiene certezas sino que tiene búsquedas.

Quizás la única certeza sea que preguntando siempre avanzarás. 

El culturismo tiene similitudes: uno sabe que es un camino de pura voluntad, de romper para crecer, de cuestionar el propio confort para llegar a un lugar nuevo. Modificar lo dado, el cuerpo o la mente es lo mismo ya que somos seres “cuerpo y mente”, no venimos al mundo separados. Somos una sola cosa.

Así es que el ejercicio de entrenar y ejercitar la filosofía, la pregunta, el para qué de todas las cosas puede ser un nuevo y gran tipo de entrenamiento que puede dar una dimensión nueva a nuestra vida y unificar lo que muchas veces se separa.

Preguntarme para qué entreno, qué busco, qué siento, aceptar la inquietud de no saber qué va a suceder, sentir que con esa última repetición estoy siendo parte de millones de hombres que están luchando por vencerse a sí mismos. Cada repetición es una lucha contra lo inevitable y a la vez un desafío autoimpuesto para evolucionar como especie, la única especie que porque piensa puede evolucionar.

El hombre y la mujer de hoy han evolucionado física, mental y espiritualmente porque sus cuerpos y mentes han roto barreras.

Hacer culturismo filosófico es tener en cuenta que no somos ni un cuerpo ni una mente separados el uno del otro, que cada movimiento físico es un movimiento mental y cada movimiento mental puede ser  “si lo implementamos” un movimiento físico.

Qué es correr en una cinta, en un parque sino traspasar los límites? Para qué levantar mas peso que ayer? Qué sentido tiene concientizar mi dieta y modificar mis hábitos? Sino el de ser una persona mejor y mas evolucionada, crecida, atenta, consciente, que la que fui ayer. Y qué sentido tiene ser eso si no es para vivir mejor con los otros, esos otros que buscan romper barreras para llegar a lugares que aún no saben, como yo, cuales son.

Articulo escrito en colaboracion con atopedegym por: Damian Massota

Twitter: @DamianMasotta 

Compartir.

Sobre el Autor

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

Deja un comentario