Desayunos con energía para un día en el gym

    El desayuno es la comida más importante del día, sobre todo si se practica ejercicio diariamente. En el caso de los deportistas, será fundamental que desayunen antes de hacer ejercicio. Con todo, su desayuno variará en función de sus características físicas y del tipo de deporte que practiquen y la duración del entreno. En este sentido, unas buenas tostadas con una mermelada ligera puede ser una buena opción.

    A continuación, ofrecemos algunos ejemplos de desayunos ideales para ingerir antes de realizar ejercicio físico.

    Smoothie de fresas, plátano y queso fresco con avena

    Para realizar esta receta necesitaremos un plátano fresco o congelado, seis fresas o seis fresones congelados, 120 gramos de queso fresco batido desnatado, 30 gramos de copos de avena, 10 gramos de mantequilla de cacahuete sin azúcar 100% natural, medo limón, semillas de chía, almendras o nueces y coco rallado.

    En primer lugar, deberemos cortar la fruta y colocarla junto con el queso fresco en la batidora. Posteriormente, deberemos añadir una cucharadita de crema de cacahuete, los copos de avena y el zumo de limón. Una vez tengamos todo bien triturado, deberemos ajustar la cantidad de avena y queso si queremos que quede más o menos espeso. Finalmente, añadiremos las semillas chía y las almendras o las nueces.

    Tosta de pan de centeno y nueces con queso batido,  brotes de espinacas y melocotón asado

    Para la elaboración de este desayuno deberemos reunir 1 melocotón pequeño, 1 limón, 1 rebanada mediana de pan centeno con nueces y pasas o dátiles, 2 o 4 cucharadas de queso fresco batido desnatado, 1 manojo de brotes de espinacas baby, 1 pizca de gomasio, pimienta negra, hierbas provenzales y aceite de oliva virgen extra.

    El primer paso consistirá en lavar bien el melocotón, pelarlo y cortarlo en dados pequeños. Luego deberemos mezclarlo con un poco de zumo de limón y colocarlo en un recipiente para hornearlo durante aproximadamente 15 minutos a unos 200 grados. Cuando saquemos el melocotón del horno, deberá estar muy tierno e incluso algo deshecho si estaba muy maduro.

    Posteriormente, deberemos tostar el pan y cubrirlo con una buena capa de queso fresco. Después podremos añadirle pimienta negra y un punto de sal, además de las hojas de brotes de espinacas baby. Una vez hayamos colocado todo en el pan, pondremos por encima el melocotón y añadiremos el gomasio y las hierbas provenzales. Por último, regaremos la tosta con un hilo de aceite de oliva.

    Cuscús con leche y frutas frescas

    Para una ración de cuscús con leche y frutas frescas necesitaremos 1/3 de una taza de cuscús, 100 ml de leche desnatada, 1/3 de plátano, la mitad de un kiwi, 5 nueces y azúcar al gusto.

    Para su preparación, el primer paso será hervir la leche con un poco de azúcar. Cuando alcance su punto de ebullición, volcaremos la leche sobre el cuscús para removerla y taparla durante 5 minutos, hasta que el cereal absorba el líquido.

    Si lo queremos consumir tibio, añadiremos en el mismo recipiente del cuscús el plátano y el kiwi cortados en trozos finos y las nueces picadas. La selección de las frutas puede variar en función de los gustos personales de cada persona. Además, también se le puede añadir a la leche canela o nuez moscada