Atopedegym | Blog sobre entrenamiento, nutrición y ciencia deportiva

El descanso como parte del progreso en el gimnasio.

0

descanso-gym

Muchos de nosotros somos asiduos al gimnasio y practicamos de forma regular y más o menos en serio tanto fitness como culturismo.

Uno de los grandes errores que forman parte de los que queremos progresar contra reloj es el sobreentreno.

Con el sobreentreno no me refiero a un entrenamiento de alta intensidad en un mismo día durante mucho tiempo, o entrenar el mismo músculo varias veces por semana sin dejar descanso pertinente, o no dormir las suficientes horas. Me refiero a que no cumplimos con los microciclos y los macrociclos.

Con este concepto me refiero a la frecuencia de los descansos: hay que dejar un respiro al cuerpo cada 3 semanas. Hablo de un parón activo, entrenando con ejercicios básicos aproximadamente al setenta por ciento de nuestra capacidad.

Por poner un ejemplo; si estás entrenando en rangos de hipertrofia, baja tus pesos a la mitad y añade repeticiones, eso sí, acorta las series a un máximo de 3, para que resulte para tu cuerpo un simple bombeo y que termines tu entreno con la sensación “de no estar haciendo nada”.

Ni muchísimo menos estarás tirando una semana por la borda: Cuando sometes al cuerpo a entrenamientos muy duros durante 3 semanas, el cuerpo necesita esa semana para reclutar fibras musculares.

De cumplir con este ciclo, tu apariencia de dureza y tu masa muscular seguirá aumentando incluso esa semana; ten en cuenta de que tu metabolismo debido a esas tres semanas de entrenamientos casi extremos está muy acelerado y toda la comida que introduzcas al cuerpo éste la aprovechará para reponer y no para acumularse en grasa.

Puedo hablar desde mi propia experiencia: tomé fotos antes y después de la semana de descanso activo y la sensación de aumento de masa muscular era evidente.

Ésto es debido a que tu cuerpo ya ha recibido anteriormente la señal de alerta de que será sometido de nuevo a una demanda física muy dura, con lo cual aprovecharás esa semana para reclutar masa muscular y aumentar en dureza y volumen.

Otra premisa que deberás cumplir es la de descansar un día en mitad de la semana si tus horarios de trabajo o estudios te lo permiten.

Cuando desconectas por un día, repones mejor y podrás rendir más en el entrenamiento de fuerza al día siguiente. Ten en cuenta que cuanto mejor entrenes a la larga resultará un mayor incremento de masa muscular y su calidad a su vez será mayor a la vez que tu metabolismo estará más acelerado. Al volver el lunes a tu organismo le costará menos adaptarse al comienzo de la rutina semanal si dejas sólo un día de fin de semana que si dejas dos.

También existe un macro ciclo anual. Se debe descansar 4 días seguidos una vez al año. Puedes aprovechar esta semana sin pisar el gimnasio para irte a la playa con tu pareja, o hacerla coincidir con las navidades, o las vacaciones de verano… hay que desconectar para poder seguir dando lo mejor de nosotros mismos.

Es muy interesante tomarnos el día en mitad de la semana, la semana de descanso activo o la semana de vacaciones como un momento para que nos replanteemos qué es lo que estamos haciendo bien y qué es lo que tenemos que corregir para aumentar en calidad nuestros entrenamientos.

Muchas veces hacemos nuestra rutina sin estar plenamente concentrados con lo cual nuestra calidad baja; y muchas veces es debido a un cansancio mental. Recuerda que la profesionalidad y poder llegar a ser un campeón se mide por esos pequeños detalles.

Como conclusión, has de tomarte pequeños descansos a corto, medio y largo plazo para conseguir mejores resultados. Pasión y disciplina ante todo… pero siempre con cabeza.