Alivio del dolor en la rodilla – Cómo aliviarlo, tratamiento y diagnóstico [I]

Junto al dolor de espalda , el dolor de rodilla es una de las quejas más comunes entre los adultos mayores y los atletas más jóvenes. 

0

Las lesiones de rodilla son una causa común de dolor de rodilla, pero no tienes que caerte, tropezarte o sufrir algún tipo de accidente para lastimarte las rodillas. ¿Qué puede causar dolor de rodilla sin lesiones? La artritis, el uso excesivo, la osteoporosis, ciertos tipos de ejercicios como correr y los movimientos repetitivos son causas potenciales del dolor de rodilla. ( 1 )

¿Cómo se alivia el dolor de rodilla?

Identificar la causa subyacente de tu dolor es el primer paso. El tratamiento de las afecciones de salud que pueden contribuir a la inflamación (como trastornos autoinmunes), hacer ejercicio de forma adecuada, mantener un peso saludable, estirarse y realizar ciertos ejercicios de rodilla pueden ayudarte a encontrar alivio.


Causas comunes del dolor de rodilla

El dolor de rodilla describe cualquier tipo de incomodidad que afecta las rodillas, como sensibilidad y palpitaciones. Es común que el dolor de rodilla también se acompañe de otros síntomas que afectan las piernas, que pueden incluir:

  • Hinchazón alrededor de la rodilla
  • Malestar que empeora al caminar, ponerse en cuclillas o hacer otros ejercicios
  • Imposibilidad de soportar peso en la rodilla
  • Rigidez y capacidad reducida para mover la rodilla, como dificultad para flexionar, enderezar y doblar la rodilla
  • Debilidad en la pierna afectada
  • Enrojecimiento y calor alrededor de la rótula
  • Inestabilidad y rango de movimiento reducido general de las piernas
  • Sintiendo que tu rodilla “se da por vencida” cuando intentas moverte
  • Sonidos inusuales al mover la rodilla, como un sonido de estallido o crujido
Articulación y Huesos de la rodilla
Articulación del rodilla

La articulación de la rodilla, es una parte compleja del cuerpo que se forma interconectando huesos, cartílagos y ligamentos, y es donde se unen los huesos principales de la parte superior del cuerpo y la parte inferior del cuerpo. ( 2 ) La rodilla es en realidad la articulación más grande del cuerpo humano y funciona como una “articulación de bisagra”, formada por el fémur (hueso del muslo), la tibia (hueso de la espinilla) y la rótula (la rótula) que se sostienen en colocar por varias articulaciones / tendones. Las rodillas deben resistir la presión (peso) y la descarga, y dependen de los músculos de las piernas para mantenerlos estables y fuertes.

El dolor de rodilla a veces se denomina síndrome de dolor patelofemoral  o rodilla de corredor, que describe dolor y otros síntomas que afectan el área entre la rótula (rótula) y el fémur (fémur). ( 3 ) Es posible que el dolor de rodilla sea crónico o agudo. El dolor crónico es el tipo que no aparece repentinamente y continúa empeorando. Por lo general, dura de 4 a 6 semanas o más. 

El dolor agudo ocurre “espolón del momento”; cuando sientes los efectos de inmediato. Puedes desarrollar dolor agudo después de una lesión repentina y escuchar un “estallido” o sentir dolores agudos inmediatamente. El dolor agudo en la rodilla puede causarte una agonía y evitar que puedas moverte mucho después.

Causas más comunes del dolor de rodilla

  • Lesiones en las piernas, incluyendo cualquier lesión que afecte el cartílago, los ligamentos, los tendones o los sacos llenos de líquido (bolsas) cerca de las rodillas.
  • Artritis, que puede incluir artritis reumatoide (una afección autoinmune que afecta las articulaciones) o osteoartritis (artritis degenerativa que generalmente afecta a los adultos mayores); más de 20 millones de personas en los EE. UU. solo sufren de osteoartritis de rodilla (OA), que es “una de las cinco afecciones más discapacitantes que afecta a más de un tercio de las personas de 65 años o más” ( 4 ). En España más de 7 millones padecen del algún tipo de artrosis.
  • Gota, caracterizada por ácido úrico o cristales que contienen calcio que se forman en las articulaciones
  • Problemas biomecánicos, como mala forma, deformidades o compensaciones musculares que hacen que la rótula se salga de su posición normal.
  • Tener hueso o cartílago roto y flotan en el espacio de la articulación de la rodilla
  • Infecciones que pueden causar retención de líquidos e hinchazón, como artritis séptica

Lesiones en la rodilla que causan dolor en la rodilla:

Las lesiones en la rodilla pueden desarrollarse lentamente o con el tiempo, o suceder repentinamente debido al impacto. Las lesiones en la rodilla pueden deberse a rotura de ligamentos, cartílago desgarrado o irritación / inflamación de la articulación de la rodilla causada por el uso excesivo. Algunos ejemplos de lesiones y afecciones específicas que pueden provocar dolor en la rodilla son:

  • Síndrome de banda iliotibial , o irritación e inflamación de la banda IT, la gruesa fascia / tejido que se extiende desde la pelvis / cadera hasta la rodilla
  • Menisco desgarrado o daño del menisco, que es un cartílago duro y elástico que ayuda a absorber el impacto en las piernas
  • Rotuliana tendinitis, causada por la inflamación del tendón rotuliano, que conecta el cuádriceps de la tibia
  • Bursitis de la rodilla, o inflamación en las bolsas (pequeños sacos de líquido) que amortiguan la parte externa de las rodillas
  • Condromalacia rotuliana, que se refiere a un cartílago dañado debajo de la rótula
  • Desgarro del LCA (el ligamento cruzado anterior que conecta el hueso de la espinilla con el hueso del muslo); las lesiones no traumáticas comúnmente afectan el ACL
  • Fracturas de la rótula (rótula), que pueden ser causadas por impacto o enfermedades degenerativas
  • Rótula dislocada, cuando la rótula se sale de su posición normal

Factores de riesgo para desarrollar dolor en la rodilla

¿Qué tipos de condiciones de salud, ejercicios y hábitos de vida te ponen en riesgo de sufrir dolor de rodilla? Estos pueden incluir: ( 6 )
  • Participar en deportes de contacto o de riesgo, como el esquí, el fútbol, ​​el baloncesto, ​​el lacrosse o el rugby, que pueden provocar colisiones, impactos o caídas.
  • Ser corredor de distancia / resistencia o ciclista, lo que puede causar el uso excesivo de las rodillas. Hacer muchos saltos o caminar cuesta arriba o cuesta abajo también puede aumentar la tensión en las rodillas. A veces, incluso la carrera recreativa o el ejercicio normal pueden ser suficientes para desencadenar el dolor de rodilla.
  • Ser una atleta femenina. Las atletas femeninas son más propensas a sufrir lesiones traumáticas en la rodilla y experimentar dolor recurrente en la rodilla. Se cree que esto se debe a la anatomía de la región pélvica femenina y a la forma en que las mujeres activan los músculos de sus piernas. ( 7 )
  • Torcer la rodilla al soportar peso, como cuando hace ejercicio o si tiene un trabajo activo que implica levantar objetos.
  • Mala técnica de entrenamiento y postura, incluidos cambios repentinos en la cantidad, frecuencia o intensidad de los entrenamientos, así como un descanso inadecuado  entre los entrenamientos .
  • Estar en un accidente, como una colisión de un vehículo.
  • Caídas o tropezones, como por pérdida de equilibrio en la vejez.
  • Osteoporosis , que puede causar fracturas de rodilla y huesos debilitados en la pelvis y las piernas.
  • Tener un trastorno autoinmune, especialmente artritis reumatoide.
  • Tener dolor en la cadera o en el pie, lo que puede causar compensaciones que ejercen presión sobre las rodillas.
  • Tener sobrepeso u obesidad, lo que agrega presión adicional a las rodillas.
  • Ser sedentario (no hacer ejercicio, caminar o estirarse mucho), que puede causar debilidad en las piernas y pérdida de flexibilidad.
  • Tener una lesión previa que afecte las rodillas o las piernas.

Diagnóstico del dolor de rodilla

Para diagnosticarte un tipo específico de dolor de rodilla, tu médico (como un ortopedista) deberá realizar un examen físico y verificar cómo respondes a los diferentes movimientos con las piernas. Si tu dolor aumenta cuando la rodilla se mueve en una dirección específica, o cuando realizas un movimiento como levantarte, puede indicar qué parte exacta de la rodilla está dañada o inflamada. Es posible que también necesites radiografías, una tomografía computarizada o, potencialmente, una resonancia magnética o un ultrasonido para confirmar un diagnóstico.

Habla con tu médico sobre los síntomas específicos que estás experimentando, cuándo comenzaron y qué tipo de cosas mejoran el dolor (tomando días de descanso, estiramientos, etc.). Presta atención a si tu rodilla te molesta cuando estás enfermo. Sentarte, hacer ejercicio o simplemente hacer tu día. ¿Te duele la rodilla afectada durante todo el día? ¿Te molesta mientras duermes? ¿Es solo un problema cuando llevas peso, corres o caminas cuesta arriba? Todas estas son cosas útiles para discutir con tu médico.

Ten esto en cuenta cuando discutas tus síntomas y opciones de tratamiento con tu médico:

  • Si sientes dolor detrás de la rodilla, este es un signo del síndrome femororrotuliano. El dolor se debe a un seguimiento anormal de la rótula. Es probable que sientas dolor al pasar de una posición de pie a sentada. Puedes notar que el dolor empeora cuando comienzas a moverte, pero el dolor de rodilla mejora cuando se ha calentado y ha comenzado a hacer ejercicio.
  • ¿Cómo sabes si tienes un menisco desgarrado en la rodilla? Probablemente tengas dificultades para caminar, un rango de movimiento limitado, hinchazón y rigidez. Girar la rodilla se sentirá muy doloroso. Probablemente no podrás soportar el peso o extender completamente la rodilla. ( 8 )
  • El LCA es el primer ligamento que se tensa cuando la rodilla se endereza, y puede romperse si la rodilla está hiperextendida. ¿Dónde duele la rodilla con un desgarro del ligamento cruzado anterior? Puede doler por todas partes, se ve muy hinchado y se siente muy débil. Es posible que no puedas doblar y estirar la rodilla, caminar cuesta abajo o cambiar de dirección con facilidad, y puedes sentir que tu rodilla se da fácilmente. ( 9 ) Algunas personas también escuchan un “estallido” cuando rasgan su LCA y luego sienten dolor intenso después.

Tratamientos convencionales para el dolor de rodilla

La necesidad de diferentes intervenciones que dependen del nivel de condición física actual de una persona no debe pasarse por alto. Por ejemplo, una mujer joven que experimenta dolor de rodilla después de correr durante varios meses se beneficiará de un enfoque de tratamiento mucho más diferente que un hombre mayor con osteoartritis de las rodillas.

Al tratar lesiones por dolor de rodilla, primero se observan los síntomas y luego se analiza los hábitos de estilo de vida y ejercicio. El tratamiento del dolor de rodilla siempre debe depender de qué parte específica de la rodilla está lesionada y la causa subyacente del dolor. Incluso si se necesitan medicamentos y dispositivos correctivos para tratar el dolor de rodilla, también se deben incorporar ejercicios, estiramientos y otras prácticas de medicina funcional para ayudar con la recuperación y la prevención de lesiones.

Además de descansar la rodilla después de una lesión aguda, los tratamientos convencionales para el dolor crónico de rodilla que dura más de varias semanas incluyen: ( 10)

  • Descanso
  • Compresión, formación de hielo y elevación de la rodilla afectada
  • Fisioterapia y ejercicios específicos (más sobre estos a continuación)
  • Uso de ortesis o una rodillera si es necesario
  • Medicamentos para el dolor
  • Esteroides, como una inyección utilizada para reducir la inflamación; los corticosteroides o el ácido hialurónico pueden usarse para lubricar la rodilla y tratar la hinchazón
  • El plasma rico en plaquetas (PRP) se puede utilizar para promover la reparación y el crecimiento de los tejidos en la rodilla; PRP implica inyectar diferentes factores de crecimiento en el área dañada para reducir la inflamación y promover procesos de curación naturales
  • En raras ocasiones, si alguien experimenta dolor crónico de rodilla que no mejora con otros tratamientos, es posible que sea necesaria una cirugía para ayudar a reparar una rasgadura; pero la cirugía se considera una opción de último recurso ( 11 )

En la segunda parte hablaremos de 6 tratamientos naturales contra el dolor de rodilla y revisaremos algunos ejercicios para mejorarlo.

Recibe novedades en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtengas la mejor experiencia de navegación. Aceptar+Info