El agua como remedio natural para las lesiones

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Uno de los motivos por los que el agua resulta tan eficaz en la curación natural consiste en que estimula al organismo provocando una acción que, a su vez, provoca una reacción.

Según su forma (líquida, sólida, gaseosa), su temperatura (fría, caliente, congelada, natural) y su presión (de leve a chorro), el agua ejerce una reacción física y química específica en  el organismo.

Agua fría.

El agua fría influye de diversas maneras. Por ejemplo, una aplicación breve de agua fría actúa como tonificante, mientras que una prolongada aplicación de agua fría actúa como sedante. De todos modos, básicamente el agua fría es reconstituyente, reactivadora y ayuda a aumentar la resistencia contra las enfermedades.

El agua fría puede contribuir incluso a bajar la temperatura más alta, sin ir mas lejos, se suele utilizar en las compresas  que dan calor (compresa doble fría y diversos paños corporales dobles y fríos). A diferencia de las compresas calientes que se enfrían, cuando están cubiertas por una capa exterior de franela o de lana, las compresas frías se calientan por el calor acumulado desde el interior del cuerpo.

Hielo y agua congelada.

El hielo o agua congelada es muy útil para reducir el dolor de las quemaduras de segundo grado. El masaje con hielo o hielo envuelto es el tratamiento preferido para las heridas, ya que el frío ayuda a aminorar la hemorragia y reduce la posterior hinchazón. Este es el mejor tratamiento para todo tipo de heridas deportivas. El hielo constituye un magnífico anestésico y antiinflamatorio natural.

Agua tibia (neutra).

El agua tibia es sedante, relaja el cuerpo y, cuando es necesario, se convierte en un eficaz método para provocar el vómito. Nada mejor cuando se está estresado que un buen baño con agua tibia, nos ayudara a relajarnos y a olvidar esos problemas que nos provocan ese estrés.

Agua caliente.

El agua caliente (al igual que la fría) puede emplearse interna y externamente. Si hay una herida, el calor aumenta el flujo sanguíneo e influye incrementando cualquier inflamación, debe evitarse el empleo de agua caliente en el tratamiento de las heridas.Sin embargo, en muchas otras situaciones el calor puede sedar, calmar y serenar el organismo. Una aplicación breve de agua caliente seda y descongestiona el organismo y el tono muscular, logrando que el cuerpo se sienta más relajado. El efecto general es de relajamiento total. 

Vapor 

El vapor se consigue hirviendo agua, utilizando un vaporizador , o empleando instalaciones caseras o profesionales de una sala de vapor o de una sauna. El vapor aumenta la actividad de la piel y provoca transpiración, que a su vez, limpia el cuerpo desde el interior. Los vapores faciales abren los poros, los mantienen limpios y ayudan a evitar los problemas cutáneos y el acné.

El vapor caliente de un vaporizador alivia la congestión pectoral. El aire fresco y húmedo de los vaporizadores caseros agrega aire húmedo a las habitaciones secas , evitando así enfermedades nasales, además de aliviar muchos problemas alérgicos transmitidos por aire. El hecho de conocer el tratamiento hídrico adecuado y de saber utilizarle puede ahorrarle dolores y gastos innecesarios, y también ayudarle a tener un control más activo de su salud.

El agua puede emplearse internamente mediante su ingestión o forzando la entrada de chorros de agua en los orificios; puede emplearse externamente en forma de baños completos o parciales, de duchas, de compresas, de bolsas de agua caliente, de vendajes de hielo, de vapor etc.

Hoy en día nos podemos encontrar en centros especializados, diversas formas de aplicación del agua con los que poder mejorar nuestra recuperación muscula despumes de un entrenamiento o simplemente poder llevar nuestro cuerpo a un estado de calma y relajación, algunas de ellas son: saunas de vapor, saunas de Crioterapia , piscinas termales con sus correspondientes zonas de ”chorros”a presión , duchas Bitérmicas en las cuales se combina el agua caliente con el agua fría…

“Mima tu cuerpo y él te lo agradecerá”

Compartir.

Sobre el Autor

Compaginar la vida del triatlón con la de tu vida laboral y personal no es fácil pero si se quiere todo es posible. Entrenador personal, actualmente estudiante de biomecánica, técnicas de entrenamiento modernas.