close
El té verde es una de las bebidas más antiguas de la historia. A lo largo de los tiempos y las diferentes culturas, nuestros antepasados ya eran conscientes de las innumerables propiedades de esta bebida.

 
Entre ellas se encuentra su capacidad para ayudar a perder grasa y, por lo tanto, es recomendable en dietas de adelgazamiento. 
QUE ES EL TÉ VERDE?
Se trata de una bebida diurética que colabora en la eliminación de líquidos y nos ayuda al mismo tiempo a expulsar las toxinas que se almacenan en nuestro cuerpo y a deshacernos de la sensación de hinchazón. 
Por otro lado, tiene además la capacidad de aumentar el metabolismo debido a los polifenoles que contiene, es decir, las sustancias antioxidantes que además contribuyen a mejorar en el proceso de digestión. Debido a esta propiedad, podemos decir que el té verde tiene un efecto termogénico y nos ayuda a quemar más grasas lo que se traduce en un mayor gasto energético y da como resultado la pérdida de peso. 
Es precisamente esta última propiedad la que lo hace especialmente recomendable en dietas de definición para darle al cuerpo el empujón necesario para deshacerse de los últimos restos de grasa dejando paso al músculo.
COMO Y CUANDO BEBER TÉ VERDE?
Ahora que sabemos las propiedades que nos aporta, debemos saber cómo y cuándo ingerirlo para obtener un mayor beneficio. Existen números suplementos hechos a base de extracto de esta planta que son recomendables si lo que se busca es potenciar la termogénesis. Sin embargo, la mejor manera de aprovechar todos sus beneficios es hacerlo en forma de infusión. De esta forma, no solo provocaremos un aumento de la termogénesis sino que también aprovecharemos el efecto diurético. 
A la hora de ingerir el té verde es importante ser constantes y tomarlo de forma diaria, sin añadir azúcar o edulcorantes y a cualquier temperatura. Un buen momento para tomarlo es al despertar, durante nuestro desayuno, y antes de nuestro entrenamiento. 
Podemos tomar hasta tres tazas de té verde al día.  En caso de querer tomarlo  antes o después de la comida deberemos tener en cuenta que se debe ingerir media hora antes o después de cada una con el fin de que no intervenga en la absorción del hierro. 
Si queremos tomarlo en infusión se comercializan en diversos formatos entre los que se encuentran las bolsas de té o la hierba. Deberemos poner agua caliente o fría en un recipiente y añadir el té dejando reposar por unos cuatro minutos. 
Si optáramos por la versión en cápsulas debemos saber que cada cápsula de 500mg de extracto de té verde equivale a una taza de té verde. También existe la versión en polvo para aquellos que deseen ingerirlo a modo de batido. Deberán saber que cada taza con dos cucharadas de extracto en polvo equivale a una taza de té y no excederse en la dosis. Como todo, se debe de tomar en una justa medida y no abusar o de lo contrario podría tener efectos contrarios a los expuestos anteriormente.
Sin embargo, a pesar de todas sus propiedades beneficiosas, el té verde no está indicado en personas con anemia, pacientes hipertensos o embarazadas debido a la cafeína que posee pudiendo afectar esta al bebe y a su interacción con la absorción del hierro. 
Articulo escrito en colaboración con Atopedegym por :  Con S de Sano
Víctor Martín

Autor Víctor Martín

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

2 comentarios

Deja un comentario