close

Odias hacer ejercicio? Estas estrategias simples te llevarán hacia arriba para siempre.  Siente motivado con estas formas de aumentar tu motivación en el ejercicio.

motivación

Mucha gente podría resumir sus sentimientos sobre el ejercicio en dos palabras. “Esto apesta, o no me gusta nada hacer ejercicio”.

Pero entonces su pensamiento cambia cuando, después de muchas insistencias de amigos o conocidos que querían que hicieran ejercicio con ellos tiene su cambio en estos sentimientos. Ahora, toda esa gente está en el gimnasio con ganas de cambiar su cuerpo y mente, y solo crecer cada día un poco más.

El hecho de saber que el ejercicio es bueno para ti aveces parece no ser suficiente para empezar a moverte. Para seguir con una rutina de ejercicios, necesitas una razón para seguir adelante cuando esa pequeña voz interior dice:

“Siéntate en el sofá y no hagas nada.”  “Es posible que hayas tenido una mala experiencia en la escuela, o tal vez tienes miedo de que te vean o hacerte daño. Tal vez  incluso miedo a sudar “.

La intimidación es un factor también, dicen los expertos. Cuando estás fuera de forma, se necesita valor para ponerse trapos de entrenamiento y darse cuenta con la cabeza de que realmente te quieres poner hacer ejercicio.

Si algo de esto te suena familiar, no pierdas la esperanza. Aquí hay consejos de inspiración y motivación para el ejercicio de expertos en acondicionamiento físico y que garantizan ayudarte a aprender cómo querer moverte y hacer ejercicio.

Se realista.

Los principiantes por primera vez a menudo establecen metas poco realistas que son demasiado ambiciosas para los que empiezan en el gimnasio.

Así que no empecéis tratando de entrenar a tope una hora todos los días. En su lugar, establece metas alcanzables, más razonables, como  ejercicio de 20 a 30 minutos dos o tres veces a la semana.

Mantén un registro de tu progreso.

Recuerda que debes trazar tu progreso, ya sea con un registro en-línea de alta tecnología o una revista de fitness de la vieja escuela. Al ver las mejoras, si se trata de tiempo, el aumento de repeticiones, o mayor frecuencia de las sesiones de entrenamiento mejorado, puede aumentar tu motivación para hacer ejercicio. 

No espere la perfección.

Otro escollo es todo o nada, una manera perfeccionista de ver la vida, que nos conduce a renunciar cuando pasa un día o dos, o tu entrenamiento no va bien. Aceptate y estarás mejor preparado mentalmente para hacer frente a los contratiempos.

Es normal que se enferme de vez en cuando, y es importante estar psicológicamente preparado para perder un par de días de ejercicio cuando esto sucede. No dejes que eso sea una excusa para darte por vencido. “A partir de entonces, muchas personas dicen:” Yo no puedo hacer ejercicio ‘”. “Pero siempre hay una manera de hacer ejercicio.”

Para mantener a las lesiones lejos de ti, haz lo posible por hacer el calentamiento, enfriamiento, o estiramiento adecuadamente, y no hacer demasiadas cosas demasiado pronto.

Etiquetas: deporteEjercicio FísicoFitnessgimnasioMetasMotivaciónObjetivosOptimismoProgresar
Víctor Martín

Autor Víctor Martín

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

Deja un comentario