close

Un par de reflexiones al azar sobre el azúcar, principalmente la fructosa.

Hace poco leí un artículo sobre el jarabe de maíz alto en fructosa (edulcorante líquido), el edulcorante de bajo costo que se utiliza ampliamente en productos altamente procesados, como la salsa de tomate, salsa de barbacoa, “cereales de desayuno” bebidas no alcohólicas y bebidas deportivas, magdalenas, galletas, pasteles, y un montón de otros productos que ni siquiera puedes pensar en que este, como el pan y las alubias.

La salsa de tomate y salsa de barbacoa son un tercio fructosa, lo que significa que una cucharada de salsa de tomate contiene una cucharadita de esto. Algunos de bajo contenido graso, como los yogures de frutas contienen hasta diez cucharaditas de este edulcorante por contenedor, que es por eso que recomendamos yogur natural (orgánico), al que debes sentirte libre de añadir frutas, frutos secos, semillas, extracto de vainilla, canela, o cacao en polvo. Básicamente, lo que quieras.

La fructosa tiene un montón de problemas.

La glucosa es la principal forma de azúcar en la cual el alimento se descompone y es absorbido por el torrente sanguíneo, pero la fructosa se metaboliza de manera muy diferente y mucho más directamente que la glucosa: Cuando se absorbe la glucosa en el torrente sanguíneo, el hígado decide si desea utilizar la glucosa de forma inmediata (correr un maratón) o para almacenarla para un día de lluvia. Cuando se absorbe la fructosa, sin embargo, se convierte rápidamente en triglicéridos, un tipo de colesterol fuertemente asociado con la obesidad, alteración del metabolismo de azúcar, resistencia a la insulina, y diabetes.

El almacenamiento de calorías de fructosa en forma de grasa se produce no sólo en la comida durante el cual se come, sino que en las comidas posteriores también. Sus efectos negativos llegan hasta qué; comer fructosa en el desayuno te hace más propenso a almacenar no sólo las calorías del desayuno, sino también a la hora del almuerzo.

Hay buenas noticias. Estas cuestiones no se aplican tanto a las frutas…

¿Por qué es bueno comer fructosa de la fruta, pero no de jarabe de maíz?

La respuesta se puede resumir en una sola palabra, FIBRA. A diferencia de los carbohidratos (despojados de azúcar y almidón), que se absorben muy rápidamente, los alimentos ricos en fibra son absorbidos lentamente y son mucho más nutritivos.

Los seres humanos evolucionaron para comer los alimentos que se absorben lentamente, y los alimentos se clasifican ya sea como proteínas, grasas o hidratos de carbono intactos, como en frutas, verduras, granos enteros y frijoles, que están llenos de fitonutrientes y fibra que nos nutren de adentro hacia afuera.

Así que evita el jugo, y come el fruto entero. Ya se trate de manzanas, kiwis, fresas, melones o melocotones, deja que la fibra haga su trabajo, ralentizando su absorción de la fructosa (azúcar de la fruta) dentro de la fruta.

Una molécula de fructosa es y siempre será una molécula de fructosa, sin importar su origen. Sin embargo, la rapidez con que se absorbe se cambia de manera significativa por la presencia de fibra ingerida junto con él. La fibra de la fruta ralentizará la digestión de la fructosa, y convertirá los alimentos en un delicioso dulce y nutritivo alimento.

Etiquetas: AzúcarFructosaFrutasSalud
Víctor Martín

Autor Víctor Martín

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

Deja un comentario