close

Mitos del entrenamiento y falsedades que se han ido difundiendo a lo largo del tiempo entre los más asiduos a los gimnasios. Realidad o ficción?.

mitos-del-entrenamiento

MITOS DEL ENTRENAMIENTO: El gran mito de los abdominales.

¿Cuántos de vosotros habéis intentado bajar vuestra tripa haciendo abdominales? Pues ¡mal! Seguro que detrás de eso hay algún monitor que solo dice haz esto que mira yo lo que tengo. Pues no, la tripa no se baja así, es un error muy común.

La grasa que se nos almacena en el cuerpo depende de la genética de cada uno. Cada uno tiene más “chicha” aquí o allí, y lo único que se puede hacer para perder la tripa, o para tener abdominales, es perder la grasa que tenemos hay almacenada. Y os preguntareis, ¿cómo voy a perder la grasa de la tripa? Pues bien, aunque os hayan dicho que de tal forma bajáis la grasa de tal zona del cuerpo no os lo creáis, ya que no existen ejercicios específicos para eliminar grasa solo de ciertas zonas, ya que cuando nuestro cuerpo necesita quemar grasa no elige de donde cogerla.

Cuando os parezca que habéis perdido de un sitio, es porque hay teníais bastante, y vuestro cuerpo va tirando de esa zona, lo que no quiere decir que ese ejercicio se idóneo para perder grasa de esa zona.

Cuando consigamos realizar un buen trabajo aeróbico llegará un momento que la grasa de nuestro abdomen desaparecerá y podremos ver nuestros abdominales. Ya que el mejor ejercicio para ver nuestros abdominales es el trabajo aeróbico, ¿por qué? Porque es la única forma para poder quemar la grasa de nuestro cuerpo.

Habrá algunos que lleguen a su peso ideal, y no vean sus abdominales, pero eso es porque el cuerpo no esta aun preparado para ello y hay que entrenar más.

Otro error  o otro grandes de los mitos del entrenamiento es decir que con un ejercicio hago más abdominales inferiores o superiores, eso es erróneo, ya que el recto abdominal es solamente un músculo, que lo cargues más por una zona que por otra no significa nada.

Al igual que hay gente que se tira años haciendo inferiores porque piensa que no se le marcan, pues bien eso se llama genética, cada uno tiene los abdominales de una u otra forma, algunos tendréis los 8, otros 6 o incluso algunos tendréis solo 4, otros los tendréis perfectamente alineados y otros no, pero tranquilos, no pasa nada, es genética y no es malo.

En conclusión: lo principal para que se nos marquen los abdominales es realizar un buen trabajo aeróbico para perder la grasa que tenemos almacenada, lo que no quiere decir que no se tengan que fortalecer, ya que el recto abdominal, si no es el músculo más importante del cuerpo, es uno de los más importantes.

MITOS DEL ENTRENAMIENTO: SUDAR ADELGAZA.

Uno de los grandes mitos del entrenamiento. Es mucha la gente que piensa que cuanto más suda más adelgaza y para entrenar se pone muchas prendas de ropa, se forra con papel fil la tripa o se mete en la sauna pensando que de esta forma perderá por fin esos kilos que le sobran, y todos ellos están enormemente equivocados.

Cuando estamos sudando lo que estamos haciendo es perder líquidos, ya sea en la sauna o en cualquier lado, esos líquidos serán repuestos una vez nos hidratemos nuevamente, por lo tanto no habremos perdido peso. Es muy peligroso taparse en exceso cuando estamos practicando un actividad física intensa por varias razones: cuando nos tapamos con materiales que impiden la transpiración lo único que conseguimos es que nuestra temperatura corporal aumente, al igual que ocurre cuando tenemos fiebre, por lo que esto nos puede provocar un golpe de calor, lo cual es bastante peligroso; por otra parte cuando estamos haciendo ejercicios de pesas, y trabajamos con prendas que son poco elásticas o nos quedan pequeñas o nos aprietan también es malo, ya que el músculo necesita congestionarse y si con ellas se lo impedimos será perjudicial para nuestro músculo.

Al sudar en la sauna no conseguimos perder peso, sino líquidos y así eliminamos toxinas que nuestro organismo no necesita.

Así que cuando penséis que estáis perdiendo peso porque estáis sudando, estáis cometiendo un error, ya que la única forma que hay para perder peso es llevar un dieta rica y variada (aquí os dejo el enlace de la orientación nutricional) y realizar trabajo aeróbico sobre todo ya que de esta forma, cuando lo realicéis continuadamente, si empezaréis a perder grasa.

No os desaniméis que de esa forma nunca se consigue nada, seguir adelante, pero por el buen camino.

MITOS DEL ENTRENAMIENTO: EL MITO DE LAS AGUJETAS.

Tanto aquellos que practicamos deporte habitualmente como los que lo hacen espontáneamente hemos sufrido en nuestras propias carnes esas molestias producidas por las agujetas y que hacen que nos cueste hasta movernos para hacer cualquier cosa por sencilla que sea. Pero, ¿qué son las agujetas y como se pueden evitar?

Lo normal es que se den en personas que están poco entrenadas, o que realizan deporte ocasionalmente, aquellas que después de un parón vuelven a entrenar e incluso en aquellos que entrenan habitualmente surgen por ejemplo cuando cambian de rutina o bien cambian la intensidad de sus entrenamientos.

Esto es lo que todos conocemos como agujetas, pero existen varias teorías sobre el porque aparecen las agujetas.

Antiguamente se creía que las agujetas estaban producidas por el famoso Ácido Láctico, cosa que se ha demostrado que es completamente falso. Lo que se creía era que el lactato se cristalizaba al realizar un esfuerzo físico y por ello producía dolor.

Actualmente sabemos que las agujetas son producidas por unas micro roturas de nuestras fibras musculares, sobre todo de aquellas menos trabajadas, las más débiles por así decirlo son las que se rompen antes, y esto produce que a su vez se nos inflamen la zona muscular trabajada, produciendo la sensación de dolor tan conocida por todos aquellos que han realizado ejercicio físico aun que haya sido una sola vez en su vida.

La famosa frase que conocemos todos de: si tienes agujetas, toma un vaso de agua con azúcar y se te pasa. Es completamente falso y es otro de los grandes mitos del entrenamiento, es más, al que se le ocurrió eso seguro que fue el día de los inocentes para gastar una broma a cientos de chavales que acababan de hacer su primera prueba de resistencia.

Os diré que las agujetas no se curan de ninguna forma, tienes que aprender a vivir con ellas, porque lo máximo que puedes hacer es rebajar la molestia que producen de la siguiente forma:

– Estirar suavemente las zonas afectadas.

– Los masajes deportivos son bastante eficaces.

– Al producir un poco de hinchazón por la rotura de las fibras se puede poner frío en la zona afectada para rebajar esa inflamación y por ello   aliviar un poco la zona.

– El volver a realizar ejercicio suave de los músculos en los que tenemos agujetas conseguirá que las molestias sean menores.

La única forma que tenemos para prevenir que tengamos tantas agujas es realizar los ejercicios paulatinamente, subiendo poco a poco la intensidad, calentar bien antes de realizar el ejercicio y estirar bien el músculo al acabar.

Como todos ya sabemos, las agujetas son un dolor muscular que se presentan después de hacer deporte, entre 24 y 48h después de haberlo realizado.

“Sin dolor ni sacrificio no tendríamos nada.”

Etiquetas: AdelgazarAgujetasConsejosEntrenamientoMitos
Víctor Martín

Autor Víctor Martín

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

Deja un comentario