Más de 700 artículos sobre Fitness, Nutrición, Salud y Ciencia del deporte enfocados al gimnasio y a la Alimentación

La importancia de contar con un buen entrenador personal

2 0

EL ENTRENADOR PERSONAL Y SU IMPORTANCIA PARA CONSEGUIR OPTIMIZAR NUESTROS OBJETIVOS.

El entrenador personal

Seguramente, muchos de vosotros habréis ido alguna vez a un gimnasio y os habréis puesto a hacer los mismos ejercicios que vuestro compañero de trabajo, vuestro amigo, vuestra pareja… ¿Pero cuántos os habéis parado a pensar si esos ejercicios son los que más os convienen para conseguir vuestros objetivos? Una rutina de ejercicios no es algo que se deba improvisar según cómo nos encontremos ese día y lo que nos apetezca entrenar, porque nos encontraremos con una serie de problemas con el paso del tiempo:

– Asimetrías y descompensaciones musculares: Aunque a simple vista no pueda parecer algo muy importante, tiene mucha más importancia de lo que en general la gente piensa. Una asimetría o una descompensación muscular puede producir con el paso del tiempo importantes lesiones o problemas en nuestra musculatura. Como descompensaciones musculares más frecuentes, podríamos indicar cuádriceps-femoral, bíceps-tríceps, core abdominal-faja lumbar… En general vienen producidas por la predominancia del entrenamiento en una de las partes mientras que la otra la dejamos de lado porque creemos que no es “tan importante”. Es por ello que nuestro entrenador personal nos realizará una serie de tests iniciales para intentar detectar estas descompensaciones y poder corregirlas antes de que nos lesionemos.

– Ejercicios potencialmente lesivos: Existen ejercicios que no son aptos para todo el mundo y que incluso, a pesar de estar considerados como potencialmente lesivos, la gente continúa realizando sin pararse a analizarlos. Como ejemplo, pondré el famoso “jalón tras nuca” que tanto se ve en los gimnasios. Por lo general, la gente que ya lleva un tiempo en el gimnasio, tiende a realizar este ejercicio con grandes cargas de peso, y esto es un gravísimo problema, ya que tarde o temprano, se lesionarán (yo me lesioné precisamente por falta de información y estuve arrastrando problemas en el hombro durante casi un año). Por ello, nuestro entrenador nos dirá qué ejercicios debemos evitar o cómo realizarlos con la mayor seguridad posible para nuestros músculos y articulaciones.

– Evitar los estancamientos y/o rutinas aburridas: Cada cierto tiempo, es importante realizar un feed back con nuestro entrenador personal a fin de comentarle nuestras sensaciones, de ver los progresos, etc… Esto ayudará a que nos vaya modificando nuestra rutina, lo cual se traduce en variantes de ejercicios, nuevos estímulos a nuestros músculos, ganancias, progresos… No es sólo aumentar una serie más en la rutina y meterle 10 kilos más de peso. Para evitar el estancamiento, un entrenador personal es una (sino la única) de las mejores alternativas posibles (siempre que se tome su trabajo en serio y tenga una adecuada formación, obviamente).

– Motivación personal: Has decidido contratar los servicios de un entrenador personal, lo cual supone un gasto, y precisamente este gasto, debería suponer ya una motivación para ir a por tus objetivos. ¿Para qué lo vas a pagar si no le sacas rentabilidad? Ya que lo tienes, aprovéchalo.

Hemos visto ya algunas de las ventajas de contratar un entrenador personal, pero… ¿Cómo elegir el adecuado? Por desgracia, este es un mundo que podríamos comparar con el de los científicos. Debemos trabajar con la táctica del “ensayo-error” para dar con el adecuado. A priori, realizando una búsqueda por internet, podemos encontrar una página web de un entrenador personal muy atractiva, muy bien organizada, donde nos lo pinta todo muy bien. Le contactamos, le contratamos, le pagamos su tarifa, y nos envía nuestra rutina. ¿Todo perfecto, no? ¿Y después qué? Después, no va a ser sólo tarea de nuestro entrenador, ni va a ser tarea nuestra en exclusiva. Nosotros iremos realizando nuestra rutina, y cada cierto tiempo tendremos nuestro feed back con nuestro entrenador. Y aquí está la diferencia en el mundillo…

Un buen entrenador personal es aquel que está continuamente actualizándose y formándose, asistiendo a seminarios, cursos, leyendo artículos, viendo vídeos… Porque modificar una rutina no es sólo pasar de poner

EJERCICIO SERIES REPS DESCANSO
Press banca 4 8 90”

A poner

EJERCICIO SERIES REPS DESCANSO
Press banca 4 12 120”

Como veis, ha variado el número de repeticiones y el tiempo de descanso entre series. ¿Para esto hemos contratado a nuestro entrenador? Evidentemente la respuesta es NO. Por eso, aquí sólo podemos trabajar con el método “ensayo-error”, ya que sólo si observamos que la persona a la que estamos pagando apenas nos modifica nada, o no tiene mucha variedad de ejercicios o apenas muestra interés más que a la hora de cobrar, podremos constatar que éste no es nuestro entrenador.

  • Martí Baró

    Muy buen artículo, se ha de tener en cuenta que un entrenador personal es el apoyo y guía necesaria para cualquier entrenamiento. Primero por salud para evitar lesiones y luego la ayuda y motivación de conseguir resultados óptimos.

    • Miguel Gómez

      Exacto Martí. Lo más importante es evitarle posibles lesiones a nuestro cliente, porque no creo que nos vayan a contratar para lesionarles, jejeje. Además, no todos los ejercicios son recomendables para todas las personas. Hay mucho que analizar con cada persona de forma individual, y una vez que estamos trabajando con él/ella, también debemos saber motivar para que no se vengan abajo si los resultados tardan en llegar.