El Jengibre: Un regalo de la naturaleza. Aplicaciones y Usos.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

jengibre

Últimamente el interés por las especias y los condimentos naturales está aumentando de forma considerable. Entre los que no consumimos sal añadida, las especias son nuestro salvavidas para agregarle sabor y variedad a nuestra estricta dieta. En lo que no solemos reparar es que lo que para nosotros es un simple condimento en realidad tiene multitud de beneficios. Hoy habalamos del Jengibre.

No sólo se usa para hacer galletas; durante siglos el jengibre ha sido considerado una planta curativa en la medicina china y ayurvédica (medicina tradicional india).

Su uso medicinal está directamente relacionado con los problemas digestivos y la artritis. También se receta en ámbitos populares para el tratado de resfriados, tos, vómitos, náuseas, problemas digestivos e incluso para las hemorragias.

Por qué el jengibre tiene esos efectos tan maravillosos:

Su contenido en bisaboleno, zingibreno y zingiberol, que son unos aceites volátiles. Su poder se debe sobre todo a sus componentes picantes.

Pero lo que nos interesa aquí es para qué podemos usar el jengibre exactamente:

-Artritis: No se ha constatado del todo que por sí mismo el jengibre mejore de forma considerable ésta afección, pero sí es cierto que si forma parte del tratamiento mejora considerablemente.

-Colesterol alto: En animales está demostrado que es muy efectivo; en seres humanos no se encuentra la relación directa. Ocurre lo mismo que en el caso anterior; si forma parte del tratamiento junto con otros principios activos su poder es altamente efectivo.

-Diarreas, distensión abdominal y flatulencias: Muy eficaz cuando tenemos que ir a entrenar y tenemos una indisposición intestinal.

Para el tema de los gases y de la inflamación intestinal resulta igualmente útil.

Cuando llevamos una dieta muy baja en grasas éste es un efecto colateral; sobre todo cuando lo acompañamos de un déficit calórico. Doy fe de que una infusión de jengibre o un par de cápsulas de su raíz producen un alivio sintomático.

-Enfermedades cardiovasculares: Debo citar que el jengibre es un anticoagulante e inflamatorio extraordinario. Estimula la circulación, y por ende mejora las cardiopatías.

Hay que usarla en combinación con otras plantas para que su sinergia produzca los efectos deseados.

-Mareos: Muy efectivo y altamente recomendable. De hecho existen estudios (uno realizado en 1982) del cual se extrae la conclusión que incluso es más efectivo que algunos medicamentos para tratar específicamente esta molesta dolencia que puede arruinarnos los viajes. Y sin efectos secundarios. Para los mareos de las embarazadas es muy aconsejable, pero no debe excederse la cantidad de 1 gramo diario.

-Vómitos: También es muy útil para el tratamiento de esos vómitos tan molestos en los tratamientos de quimioterapia, gripe y anestésicos.

Para que se produzca el efecto deseado (en caso de intervención quirúrgica) debe tomarse un gramo antes y otro después de la operación.

jengibre

Cómo tomarlo:

La raíz de jengibre se puede tomar fresca, en infusión y en tintura (gotitas). 

Para las afecciones gastrointestinales son recomendables los tres formatos.

Para las molestias resultantes de la inflamación es preferible tomarlas en cápsulas para mayor aprovechamiento de sus principios activos.

La dosis común que usualmente se usa de forma genérica para toda dolencia es de 500 mg de dos a cuatro veces diarias. En tintura se suele recetar de 20 a 30 gotas tres veces al día.

Sus efectos secundarios no han sido constatados, pero no se tienen noticias de que resulte perjudicial en ningún caso. Se recomienda de todos modos como precaución que las embarazadas no lo tomen por largo tiempo.

Como podréis constatar, las especias tienen muchos y variados beneficios. El jengibre es uno de esos grandes desconocidos.

Os recomiendo que lo introduzcáis en vuestra dieta; ganaréis en sabor, pero sobre todo en salud en cada uno de vuestros bocados.

Compartir.

Sobre el Autor

Pacense. Apasionada de la nutrición natural y del fitness. Ex-vegana y conocedora de regímenes nutricionales alternativos. Practicante de macrobiótica mediterránea. Conozco la medicina tradicional, parte de medicina china, ayurvédica y natural.

Deja un comentario