close

Las ampollas pueden suponer un aporte bastante malo cuando se trata de correr y hacer otras actividades atléticas. Pero hay esperanza.

dolor-correr-ampollas
Las ampollas son unos de los males mas vistos en los corredores.

Nuestra guía para tratar y prevenir las ampollas te ayudará a mantener esos pies libres de heridas y dolores para que golpees el pavimento sin dolor.

¿Cuál es el problema?

En primer lugar: ¿Qué diablos es una ampolla? Estas pequeñas protuberancias o burbujas desagradables son el resultado de la fricción contra el pie, haciendo que las capas externas de la piel se froten juntas, y se llenen de líquido. El culpable puede ser cualquier cosa, desde nuevas o mal ajustadas zapatillas para correr, a pies mojados causados ​​por calcetines no absorbentes.

Cuando realizas suficientes kilómetros corriendo estas están obligadas a aparecer.

Pero las ampollas no deben ser ignoradas, cubriéndolas con una tirita, y olvidándonos de ellas, ya que pueden infectarse y causar un nuevo mundo de problemas en nuestros pies. Aparte de causar dolor localizado y sensación de quemazón, cuando se infectan las ampollas, se llenan de pus.

Si se rompe la ampolla, corres un riesgo para el impétigo secundario (una infección bacteriana contagiosa) o celulitis (una infección más grave de la piel). Si continuas dejando las ampollas infectadas sin recibir ningun tipo de tratamiento también podrían dar lugar a sepsis, una infección bacteriana potencialmente mortal en el torrente sanguíneo o tejido del cuerpo. Una palabra más de precaución: Las personas con diabetes son más susceptibles a las ampollas en los pies (como resultado de la diabetes neuropatíca) y deben manejar el tratamiento con precaución, a fin de prevenir la infección. La mejor apuesta es: “Prevenir las ampollas antes de que comiencen”.

COMO HACER QUE NUESTRAS AMPOLLAS DESAPAREZCAN O NO SALGAN.

Por suerte, hay más de una manera de detener las ampollas antes de que arruinen una carrera. A partir de piel de topo (Vendas y ropas de piel de topo están hechas de un tejido de algodón que se teje en una forma particular y especial.) y vaselina para mejorar los calcetines y los zapatos, hemos recopilado una lista de las formas clave para seguir corriendo a largo plazo.

Elige Calcetines con cabeza. Los calcetines adecuados son super importantes cuando se trata de prevención de ampollas. Los calcetines proporcionan apoyo adicional para nuestros pies, mantienen la humedad, y pueden minimizar la fricción que lleva a esas ampollas desagradables. Mantente alejado de los calcetines de algodón, ya que absorben el sudor y la humedad y, como resultado, son más susceptibles de causar ampollas. Trata de usar calcetines de nylon, que permiten más transpirabilidad y menos acumulación de humedad en el pie. Algunos corredores también optan por los calcetines de mecha, un calcetín de lana mezclada que aleja la humedad de los pies.

Doble par. Si un par de calcetines no funciona, trata de usar dos! De esta manera, cualquier fricción puede suceder entre los dos pares de calcetines, en lugar de un par de calcetines y tu propia piel.

Cintas y Vendas. Para manchas en los pies que son notorias por ampollas, intenta adherir piel de topo u otros vendajes suaves pero seguros a las áreas problemáticas antes de tirar los calcetines y volver a correr en el pavimento. Un estudio demostró que los vendajes Blist-O-Ban no sólo reducieron la fricción si no que también impidieron la formación de ampollas.

Evitar la fricción con polvos y cremas. Si tienes una farmacia cerca de casa puedes probar con un polvo especial para el pie como 2Toms Blistershield (Simplemente se vierte en los calcetines para crear una superficie sin fricción en el pie). Otras opciones para el cuidado preventivo: Parches Ampollas Hydrogel del Dr. Scholl  , FOOTGLIDE , o una buena vaselina para mantener la fricción al mínimo.

Comprar zapatos bien ajustados: Lo menos que podemos hacer por nosotros mismos es asegurarnos de que estamos llevando unas zapatillas en condiciones para salir a correr. Antes de salir a la carretera, visita una tienda especializada y haz una buena prueba de calzado y pisada para ver cual es el mejor modelo para tus pies  y formas de correr.

Ejemplo de ampolla en el pie
Ejemplo de ampolla en el pie

Si una ampolla no es demasiado dolorosa y no impide que estés de pie, entonces es mejor mantenerla intacta para ayudar a prevenir el riesgo de infección (además, las ampollas son muy buenas en la curación de ellas mismos cuando se quedan solas e intactas). Cubre las pequeñas ampollas con una venda adhesiva, y las más grandes con una almohadilla de gasa recubierta de plástico poroso (para lo que la ampolla pueda respirar).

Si el estallido de esta parece ser el mejor curso de acción, siempre verifica si hay signos potenciales de infección antes de tocar una ampolla ( Llama a tu doctor si la ampolla segrega pus de color amarillo o verde, si la zona se pone cada vez más hinchada o inflamada, o si tienes cualquier otra razón para pensar que podría estar infectada). Si no hay signos de infección, sigue estos pasos para hacer estallar las ampollas de forma segura:

  • Lávate las manos. No escatimes en agua y jabón.
  • Limpiar la ampolla. Usa un hisopo (bastoncillo) limpio con agua y jabón, alcohol para fricciones, o yodo.
  • Esteriliza una aguja. (con una aguja pequeña, afilada o un alfiler deberías hacerlo de lujo). Utiliza alcohol y un hisopo limpio o una almohadilla.
  • Realiza una respiración profunda . Trata de no ponerte nervioso al saber que tienes que meterte a ti mismo una aguja.
  • Perforar el lado de la ampolla en varios puntos. Trata de que los puntos sean cercanos a la orilla de la ampolla. Podrás tomar el líquido de drenaje con un pedazo limpio de algodón o gasa.
  • Aplica una pomada antibiótica. A continuación, coloca una gasa o un vendaje adhesivo sobre el área y asegura el área con esparadrapo.
  • Espera unos pocos días (2-3). A continuación, corta y retira la piel muerta (Usa una tijera esterilizada o pinzas y alcohol para mantener el área limpia.).
  • Repite el paso 6. Aplicar más pomada antibiótica y venda de nuevo hasta que se curen.

Si bien puede haber más de una manera de conseguir una ampolla, pero al menos hay varias maneras de prevenir y tratarlas. No te desanimes si aparecen al principio de la carrera, y encuentra un método preventivo que funcione para ti, y volver a las carreteras cuando la piel se cure y este libre libre de dolor.

Etiquetas: AmpollasEnfermedadesInfecionespiesRunningSalir a correrSalud
Víctor Martín

Autor Víctor Martín

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

Deja un comentario