Las 20 reglas para conseguir un sueño reparador

Como aprender a conseguir un sueño reparador, que nos haga descansar y nos cargue de energía para afrontar el próximo entrenamiento con garantías.

0

 

Con estos consejos podrás recuperarte mejor de tus entrenamientos y obtener un sueño y descanso de calidad.

Para todo buen deportista, el descanso y el sueño son unas de las partes fundamentales de su preparación, a través de ellos, se conseguirá una recuperación completa y adecuada para poder afrontar nuevas sesiones de entrenamiento o las competiciones que se tengan programadas.

Durante el sueño nos cargamos de energía

La energía necesaria para nuestro sistema nervioso, que es en definitiva el que nos mantiene activos en todos los aspectos y es el responsable de que se realicen todas las funciones orgánicas. Desde Atopedegym os vamos a enseñar las claves para conseguir un sueño reparador y eficaz:

Relax nocturno

1. Al meternos en la cama y disponernos a dormir debemos practicar la relajación que enseñaremos más adelante (relax). De esta manera pasamos del relax al sueño de una manera natural, tranquila, suave, cómoda y muy eficaz.

Siempre por la noche

2. Dormir preferentemente por la noche, yéndose a la cama lo más temprano posible. La cabezadita del mediodía o pequeña siesta, cae muy bien a muchas personas, aunque debe ser corta, no más de 15 a 60 minutos. No es necesario irse a la cama, en un sofá o sillón adecuado sabe mejor.

Utiliza un colchón bueno

3. Dormir sobre lecho duro, es muy recomendable colchón de muelles sobre una tabla, y si hay problemas de columna, sobre la tabla directamente con unas mantas encima de ella.

Estomago lleno, sueño malo

4. No irse a la cama con el estómago lleno. Comer al menos dos horas antes, a fin de que la digestión esté prácticamente hecha. La comida más fuerte debe hacerse al mediodía.

Orientación de la cama

5. Te parecerá una bobada pero orientar la cama en el sentido de las corrientes magnéticas: cabeza al Norte y pies al Sur, o bien, la línea de traslación de los cuerpos celestes, es decir, cabeza hacia el Este y pies hacia el oeste. son precauciones que pueden ser útiles en personas sensibles.

Aire fresco

6. Dejar entreabierta la ventana, tanto en verano como en invierno, para que haya renovación de aire, aunque con suficientes mantas para mantener el cuerpo en una temperatura totalmente agradable y cómoda, única forma de conciliar un sueño reparador.

Infusiones relajantes

7. Hay infusiones clásicas para dormir, con plantas tales como tila, verbena, azahar y amapola, tomadas bastante calientes.

Un paseo a la luz de la luna

8. Es beneficioso para dormir un paseo al aire libre, antes de irse a la cama, o algunos ejercicios de gimnasia y practicar también respiraciones profundas, procurando echar fuera todo el aire en cada exhalación.

Baños calientes

9. Otros practican con éxito un baño tibio (35º a 38 º) antes de irse a dormir, naturalmente fuera de la digestión.

Ir al baño

10. Desalojar la vejiga y el intestino antes de irse a la cama.

Duerme con una mejor postura

11. Dormir, a ser posible, sobre el lado derecho. 

Fuera preocupaciones

12. No llevarse nunca a la cama las preocupaciones del día. Dejarlas para el día siguiente.

Di no a los miedos

13. No tener nunca miedo a no poder dormir. El miedo a no dormir nos quita el sueño a veces. Si no podemos dormir, nos relajamos profundamente.

Bebe algún liquido

14. Hay personas que se duermen mejor si toman algo antes de irse a la cama.

Ropa adecuada

15. La ropa de la cama debe dejarse floja. 

No te enrolles con el móvil

16. No es aconsejable la lectura, radio, etc. al irse a la cama, pues todos estos estímulos pueden mantenernos más despiertos. No obstante, hay personas que por estar acostumbrados no les perjudica.

Pastillas no

17. No recurrir nunca a los somníferos que alteran nuestro equilibrio normal.

No a los estimulantes

18. No tomar estimulantes como café, té, alcohol, etc.

Salud de tu cuerpo

19. Intentar dormirse boca arriba, en cama dura y con poca almohada principalmente si se tiene frágil la columna vertebral. Si se tiene delicado el corazón o el hígado podemos dormir sobre el lado derecho, con la cabeza descansando en la almohada y las piernas algo dobladas. Si se ronca o se tiene gases, podemos dormir boca abajo.

Posturas raras

20. No dormir con los brazos en alto o doblados. Deben estar extendidos a lo largo del cuerpo.

Conclusiones

Con estos consejos esperamos que puedas conciliar de mejor forma el sueño y te levantes al día siguiente con mas fuerza que nunca y con ganas de afrontar el nuevo día.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.