Pérdida de grasa: 3 Mitos comunes desmentidos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Existen toneladas de consejos y trucos que nos sugieren las mejores maneras de pérdida grasa. La separación de hecho y la ficción es a menudo la parte más confusa, y nadie quiere perder su tiempo en algo que no funciona.

Mitos sobre la pérdida de grasa.

Así que aquí hay tres mitos de pérdida de grasa comunes desmentidos.

Mito 1: Puedes perder grasa localizada de una única zona del cuerpo.

Me han preguntado ésto tantas veces que he perdido la cuenta. La reducción de un punto es una falacia total y muchos productos y aparatos de ejercicios han construido sus negocios en empujar este mito. La pérdida de grasa es un proceso de todo el cuerpo.

Las grasas deben ser desglosadas de su forma de almacenamiento (triglicéridos) en sus formas utilizables (ácidos grasos) para que puedan ser quemadas como fuente de combustible. Pueden ser quemadas desde cualquier parte de tu cuerpo y no sólo de una zona especifica en la que estés tratando de trabajar. La dura verdad es que se requiere poder de permanencia en el entrenamiento y la nutrición para crear un entorno propicio para utilizar más grasa como combustible. También hay que tener paciencia y ser coherente en el proceso de tiempo suficiente para que el cuerpo pueda escapar incluso las áreas del cuerpo donde los depósitos de grasa son más abundantes. También se requiere un ambiente metabólico y hormonal saludable para lograr esto.

Mito 2: Las dietas bajas en calorías son la mejor manera de perder grasa.

Las dietas extremadamente bajas en calorías siempre son contraproducentes por varias razones:

• El cuerpo requiere una cantidad promedio de calorías sólo para mantener las funciones básicas en reposo en un período de 24 horas. Esto se conoce como Tasa Metabólica Basal (TMB), también llamada Tasa Metabólica en Reposo (TMR) o Gasto Energético Basal (GEB), con la variación de varios criterios. Si no estás cumpliendo esas necesidades básicas de calorías, tu metabolismo se adaptará a ser más eficiente y conservar energía.

• La restricción calórica extrema inevitablemente sacrificara tu músculo. Con lo que vas a quemar cada vez menos calorías con menos músculo. También se vuelve menos sensible a la insulina, lo que hará que sea más difícil perder grasa corporal.

• Las dietas extremas pueden poner la tensión en las glándulas suprarrenales. Esto es aún peor cuando se combina con ejercicio excesivo y el estrés cotidiano de la vida. Esto puede afectar a todo el sistema endocrino y conducir a una mayor dificultad con la pérdida de grasa.

• No tener suficiente combustible reducirá tu capacidad de ejercicio. No se puede esperar un gran progreso de pérdida de grasa si no tienes ni siquiera la energía para hacer un entrenamiento decente.

Mito 3: La bascula es un marcador preciso del progreso.

Realmente tenemos una sociedad obsesionada con la bascula. Cuando la báscula no baja, la gente se siente deprimida y con frecuencia tiran la toalla. La verdad es que la bascula no es realmente un buen marcador de progreso. Muchas cosas pueden influir en el peso en el transcurso de un día, los alimentos que consumen, los niveles de hidratación, el estrés, la ingesta de sodio, hormonas, ciertos medicamentos, la falta de sueño, y más.

Además, recuerda que el músculo es más denso que la grasa y afectará a la cantidad de la báscula hacia abajo. Incluso podría aumentar. Esto es especialmente cierto si has comenzado el entrenamiento con pesas y alimentar tu cuerpo nutricionalmente con alimentos densos en calorías en lugar de procesados y calorias vacías.

Concéntrate en métodos fiables de grasa corporal de pruebas tales como pesaje hidrostático, el Bod Pod, y la pinza para medir el progreso de porcentaje de grasa. Mira cómo tu ropa te queda de apretada o justa. Utiliza el espejo y fotos en un lapso de semanas en lugar de obsesionarte con tu peso durante un solo día.

Compartir.

Sobre el Autor

CEO/Fundador de Atopedegym | Hablo sobre Fitness, Entrenamiento, Salud, Vida sana y Ciencia deportiva.

Deja un comentario