close

Seas deportista de alto rendimiento, deportista o aficionado debes tener en cuenta una serie de pasos para prevenir lesiones.

lesiones

La mayoría de las lesiones deportivas son el resultado de un entrenamiento inadecuado, defectos estructurales y debilidad del cuerpo, entre otras. La mayor parte de las personas que comienzan una actividad física después de haber sido sedentarios, sufren lesiones.

Pero, si se toman una serie de medidas, las lesiones deportivas a menudo se pueden prevenir o incluso, no saber de ellas.

– Un pre calentamiento adecuado antes de una actividad física. Es recomendable, imprescindible y no pasar por alto.

– El programa de entrenamiento debe  partir del nivel adecuado, atendiendo a las posibilidades, competencias y estado físico de cada uno. E ir incrementando, poco a poco, la intensidad y duración. Citar que, un sobre entrenamiento es llevar al cuerpo a lesionarse.

– Ejercitar todos los grupos musculares. El cuerpo es una unidad mecánica, en el que necesita la movilidad total para una buena salud física. Uno de los objetivos principales sería optar a un equilibrio muscular, es decir, evitar la descompensación en los grupos musculares, ya que éstas son origen de muchas lesiones.

– Antes y después, realizar estiramientos.. Mejoran la capacidad del músculo al contraerse y al rendimiento. Recuerda que, un estiramiento no debe ser doloroso, ni brusco ni realizar rebotes.

– Si durante el entrenamiento u estiramiento sentimos alguna molestia, es mejor parar. El seguimiento de la actividad puede ocasionar una lesión mayor.

– Se deben realizar tanto ejercicios abdominales como de cintura pélvica.

– En caso de sufrir lesión, realizar tratamiento de rehabilitación apropiado mediante fisioterapia, masaje deportivo y otras técnicas, antes de reanudar la actividad deportiva. Es importante aconsejar teniendo en cuenta varias cuestiones como la historia de la lesión, la movilidad articular, estabilidad ligamentaria, tipo corporal y la motivación de la participación.

– Usar material deportivo adecuado para cada actividad física, ya que una buena pisada te lo van a agradecer tus tobillos y tus rodillas, dos articulaciones que soportan mucha carga.

– Antes, durante y después del ejercicio, opta por tener buenas medidas con la hidratación.

– Por último y no menos importante, reeduca tus hábitos de alimentación y descansos necesarios.

En conclusión, el deporte es salud.¡¡ Salud hay una, enfermedades muchas !!

Etiquetas: actividad físicaAlimentaciónejercicioEntrenamientohábitoshidrataciónLesionesSalud

Deja un comentario