Reflexología y Salud: El importante cuidado de nuestros pies.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

salud-pies2

El cuidado de los pies debería de ser un hábito que fuera en aumento, ya que representan una gran reserva de salud y energía, por lo que tras un entrenamiento deportivo sería ideal. 

En la actualidad, no le dedicamos la atención y el tiempo que se merecen, siendo la parte “maltratada” del cuerpo por diferentes causas como seguimiento de modas con el uso inadecuado de calzado afectando de manera directa a nuestros puntos de apoyo, variando nuestra pisada y afectando a nuestra biomecánica, entre otras causas provocando patologías, dolencias e incluso enfermedades del pie.

Tanto pie como mano son una parte reducida del mundo y del ser humano en su totalidad; disponemos de un mapa corporal importante para la salud.  A nivel anatómico, el pie humano está formado por 26 huesos divididos en tres grupos: tarso, metatarso y falanges formando su estructura ósea, la cual está sostenida por cápsulas articulares, ligamentos y músculos. Los pies es la estructura distal de los miembros inferiores, que se apoyan en el suelo, soportando todo el peso del cuerpo permitiendo la postura erecta y el andar. En la estática del pie apoya en el suelo tres puntos, los cuáles se unen formando la bóveda plantar. Un ejemplo real que afecta a nuestra bóveda plantar (en mujeres) es el uso de tacones, que hace prescindir de dos puntos de apoyo en vez de los tres.

anatomia-pie

Anatomía huesos del pie

En Reflexología, el cuerpo humano presenta diez zonas longitudinales en forma de bandas por todo el organismo. Los pies, tienen unas zonas reflejas que se comunican con el resto del organismo. Mediante esta terapia  se aplica la acción implicando un estímulo para dar una respuesta fisiológica sobre órgano o estructura explorada. Esta respuesta va a ayudar al establecimiento de la homeostasis (proceso de equilibrio que tiene el cuerpo). Con esta terapia se trabaja en esas zonas o puntos para eliminar tensiones que se acumulan allí, teniendo efectos positivos en el tratamiento del dolor. El dolor puede tener varias causas; cualquier lesión localizable en el pie, piel, tejido, músculo o hueso produce un estado doloroso por estímulo del nervio.

¿ Por qué es bueno tener este hábito en el día a día ? A continuación, sus beneficios son,

  • Ayuda a la relajación disminuyendo el nivel de estrés.
  • Libera tensión, ayuda a los bloqueos y aumenta en su flexibilidad.
  • Elimina toxinas.
  • Regula la circulación de todos los fluidos corporales (sangre, orina, entre otros).
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Equilibra la energía vital (lo conocido como el Yin y el Yan) de la persona, la cual experimenta un estado de armonía y bienestar físico, mental y emocional.
  • Indicado a cualquier tipo de persona (sedentaria, deportista, mujer, hombre, etcétera) y contraindicado en situaciones de tratamiento hospitalario, amenaza de aborto, heridas en pies, cáncer, entre otras.

Resulta imprescindible hablar sobre esta terapia  y de tener una educación funcional del movimiento humano para una calidad y ganancia de salud. Si tuviera que dar las áreas donde no se puede pasar por alto y ayudar para la implantación de este hábito en la persona serían,

  1. Área del plexo solar. Este área se sitúa en la zona plantar entre el 2º y el 3º metatarsiano. El plexo solar es un punto diana para liberar tensiones y emociones. La forma de trabajar este punto es realizar una presión mantenida de unos segundos con los dedos pulgares y dirigir el dedo pulgar hacia fuera.
  2. Área de la columna vertebral. Se localiza en la cara interna del pie. Presionamos desde abajo hacia arriba, trabajando desde coxis, lumbar, dorsal, cervical y cabeza.
  3. Último caso para masajear la planta del pie sólo necesitamos una pelota de tenis. Sitúate de pie con la pelota debajo del pie y empieza a mover dicha pelota; con esta acción estarás liberando tensión y ayudarás a la relajación del cuerpo.

“Los buenos hábitos son tan adictivos como los malos hábitos, pero mucho mas saludables”. 

Compartir.

Sobre el Autor