Más de 700 artículos sobre Fitness, Nutrición, Salud y Ciencia del deporte enfocados al gimnasio y a la Alimentación

6 pasos para mejorar desequilibrios musculares usando ejercicios de peso corporal

0 3

La adaptación es la razón por la que puedes desarrollar la capacidad de realizar objetivos. Sin embargo, la adaptación es también el proceso que causa desequilibrios musculares. Esto puede conducir a lesiones y poner piedras en el camino para alcanzar tus metas.

Los seres humanos no somos máquinas. Las máquinas se crean y se deterioran con el tiempo, mientras que los humanos son creados y adaptados con el tiempo.

Los desequilibrios musculares comienzan justo al principio.

Cuando se trata de nuestros músculos, cuanto más fuerte es mejor, ¿verdad? No necesariamente.

Cuando un músculo es demasiado fuerte en comparación con otro, se crea un desequilibrio que hace de nuestras articulaciones vulnerables a la inflamación, el daño y el dolor. Tu cuerpo se adapta de manera desigual a los mayores estímulos, por un lado, y puede conducir a lesiones.

En este artículo, voy a compartir con vosotros 6 pasos que te ayudarán a mejorar los desequilibrios musculares. Es importante recordar que nadie puede lograr la simetría perfecta.

Todos tenemos desequilibrios leves que surgen simplemente de vivir nuestras vidas, pero es importante ser suficientemente equilibrado para evitar lesiones y desarrollar relativamente igual fuerza en todo el cuerpo.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LOS DESEQUILIBRIOS MUSCULARES?

Los desequilibrios musculares son, de hecho, un problema que algunas personas hacen frente a medida que avanzan en su formación. En ciertas situaciones, esto puede ser debido a la participación en un deporte en particular en que una parte del cuerpo se ve favorecida por la otra y en otros casos, podría ser un problema en el trabajo donde se está llevando a cabo un tipo de acción una y otra vez y debido a esto te encuentras cada vez más fuerte de un lado que del otro.

Esto es muy común. Ejemplo: “El sábado pasado ayudé a mi primo a llevar unas tejas a su garaje. Me di cuenta de que todo el tiempo las llevaba cargadas con mi mano derecha y mi mano izquierda la utilizaba muy poco o nada. Mi lado derecho estaba siendo utilizado más. Esto ha aumentado el diámetro capilar, ayudando a mejorar la circulación, la resistencia y la fuerza en el brazo derecho”.

Por lo general, la fuerza de diferencia entre los lados será lo que es más notable, sin embargo, en otros casos pueden ser diferencias de tamaño reales las que se ven.

OTROS TIPOS DE DESEQUILIBRIOS MUSCULARES

Los desequilibrios del músculo no son unidimensionales. La fuerza no es el único componente. La movilidad y flexibilidad también afectan al desequilibrio muscular.

Si tienes una mejor movilidad en un hombro, los músculos tienen una mayor ventaja que los de una articulación más restringida. Piensa en lo que sucede con un brazo cuando te ponen una escayola durante seis meses. Cuando te lo quitas, el brazo parece que esta como medio muerto. Es más pequeño, huele, la piel es de color grisáceo, y es débil .

Recuerda: El movimiento es vida. Mayor movimiento es igual a una mayor salud.

El otro tipo de desequilibrio se produce en un nivel neural. Cuando hacemos el mismo movimiento una y otra vez, estamos enseñando a nuestro sistema nervioso a realizar ese movimiento. Esto se llama memoria muscular. Las neuronas aprenden a disparar en una cierta secuencia, hasta el punto que el movimiento se vuelve casi automático.

Los que practican por ejemplo artes marciales se basan en esta memoria muscular para ayudarse a si mismos si son atacados. Practican miles de veces en el dojo, de modo que cuando alguien lanza un puñetazo contra ellos en la calle su sistema nervioso reacciona con rapidez y eficacia para realizar el movimiento aprendido.

¿POR QUÉ SON LOS DESEQUILIBRIOS MUSCULARES MALOS?

Los desequilibrios musculares en muy pequeña escala son inevitables y no pueden ser evitados. Es sólo parte del ser humano. Recuerda que no se puede alcanzar la perfección, pero se puede trabajar hacia ella.

El tener demasiados desequilibrios musculares, puede conducir a lesiones. Si tienes un trabajo en el que por lo general mantienes tu brazo derecho delante de ti (con ratón del ordenador), tu pectoral derecho (del pecho) muscular será más corto. Al mismo tiempo, los músculos en el lado derecho de la espalda se alargan y rotaran la parte de la columna vertebral a los que están vinculados. Esto hace que algunos músculos espinales interiores se puedan atrofiar, y ser causa de dolor pellizcando los nervios.

Este mismo escenario se puede jugar en un sin número de áreas del cuerpo. Tu pecho y espalda, bíceps y tríceps, cuádriceps y los isquiotibiales, flexores de la cadera y los glúteos, y así sucesivamente. Esto también puede ser un problema entre las diferentes partes del cuerpo, por ejemplo, entre el músculo del pecho derecho y el izquierdo.

Pero no te preocupes. Tengo un método de 6 pasos para ayudar a mejorar los desequilibrios musculares y trabajar hacia una mayor simetría.

6 PASOS PARA MEJORAR LOS DESEQUILIBRIOS MUSCULARES

1. TOMAR CONCIENCIA DE TUS DESEQUILIBRIOS

¿Cómo puedes saber si tienes desequilibrios musculares?

Estas son algunas señales a tener en cuenta:

Dolor:  Esto no siempre es un indicador de los desequilibrios, pero las etapas avanzadas de desequilibrios musculares conducen al dolor, puede ser un signo revelador.

Debilidad en un lado: ¿Alguna vez has tratado de realizar un movimiento (de dominadas o sentadillas) y te has dado cuenta de que de un lado subes más rápido que de otro? Pues si, este puede ser otro indicio de desequilibrio muscular.

Desequilibrios Físicos: Esta es otra señal de que puede ser engañoso. Nuestros cuerpos no son uniformemente simétricos. Puedes tener fuerza en perfecto equilibrio, pero notar que tu cuerpo se ve un poco diferente en el espejo de lado a lado. Recuerda, esto puede ser un signo de un desequilibrio, pero no es el ser y el fin de todo.

2. SEGUIMIENTO DE INICIO

Si realmente deseas mejorar tus desequilibrios, es necesario hacer algún seguimiento.

Crear algunas pruebas. Si utilizas las pesas esto es mucho más fácil, ya que las diferencias en los pesos revelarán tus desequilibrios de fuerza. Con el entrenamiento de peso corporal es un poco más difícil. Si por ejemplo tienes la capacidad de hacer con un brazo dominadas y con el otro nada de nada ésto puede ser una gran muestra para detectar desequilibrios, aparte de ver que en un brazo tienes más fuerza que en el otro.

Haz un seguimiento de las habilidades de tus músculos de manera individual. Tienes que aislarlos con el fin de ver realmente lo que está pasando y como llegar al mismo equilibrio y fuerza en ambos.

Esto puede interesarte: Entrenamiento de especialización para músculos atrasados

3. MEJORAR LA MOVILIDAD

La movilidad es un componente crítico para ser equilibrado. Si tienes poca movilidad, es como pisar el acelerador en tu coche mientras mantienes el freno de mano. Mejora tu movilidad y te darás cuenta de que tu fuerza también mejorará.

A medida que avanzas a través de algún trabajo de movilidad, anota cualquier diferencia en el rango de movimiento en cada serie. También recuerda optimizar al máximo la técnica en tus ejercicios y realizar correctamente los recorridos

4. DISTRIBUYE MÁS DEL PESO DEL CUERPO A TU LADO MÁS DÉBIL

Si tu rutina actual está llena de movimientos compuestos más complicados te recomiendo reducir esos ejercicios mientras trabajas en tus desequilibrios. Elige ejercicios donde puedas aislar más fácilmente tu lado más débil. La mejor manera de hacer esto es a través de la distribución del peso del cuerpo.

Encuentra ejercicios simples, tales como flexiones, o sentadillas. Durante la realización de estos movimientos, desplaza el peso hacia tu lado más débil. Esto pondrá una carga mayor en el grupo muscular más débil, lo que obliga a adaptarse sin confiar en el lado dominante para asumir el control cuando se pone la cosa difícil.

5. AUMENTO DE VOLUMEN

Si hay algo esencial que necesitas es volumen para aumentar la fuerza y el tamaño. No se puede hacer una serie de flexiones de brazos y decir venga “ya esta hecho”. Hay que trabajar el músculo una y otra vez, en múltiples planos y ángulos.

6.VOLVER A LOS MOVIMIENTOS TOMANDO MAYOR CONCIENCIA DEL PROPIO MOVIMIENTO

El dominio del peso corporal es un proceso que no se consigue en dos días. Con el tiempo, uno aprende sus hábitos personales y puede ajustarlos en consecuencia.

Mediante el uso de los pasos anteriores comenzarás a ver un mayor equilibrio. Una vez que te sientas cómodo con tu progreso, vuelve a los movimientos con tu peso corporal distribuyendolos de manera uniforme.

La identificación de los desequilibrios musculares es un trabajo difícil. Se necesita una variedad de evaluaciones para ver realmente qué parte o partes del cuerpo no están funcionando de manera óptima. La fijación de los problemas puede ser aún más complicada, tomando semanas o incluso meses para corregirlos completamente. Sin embargo, la lucha vale la pena al final. Con una base sólida, serás más fuerte y menos propenso a las lesiones que nunca.